Soy La Buena Semilla

“Eso no puede pasarme a mí” ¿En serio?

 

14814113_s La frase que más escucho de mi hija de 20 años, cuando mi esposo y yo hablamos con ella sobre aspectos que conciernen a su propia seguridad es: “¡Sí, eso ya lo sé!”  Los adolescentes y jóvenes muchas veces consideran “saberlo todo”, y como padres, nos vemos frente a la necesidad de sabiduría divina para responder a sus argumentos.   La amenaza existe para otros, no para ellos y lo que nosotros les exponemos, parece sonarles a historias sacadas de las películas o de una revista amarillista.   Esto que voy a platicarte aquí no lo es y quiero compartir esto que viví de cerca, NO para alarmarte sino para alertarte sobre este particular modus operandi  en robos y secuestros principalmente a  jovencitas.

 

Claudia, una chica de 21 años, fue a la fiesta de cumpleaños de su mejor amiga junto con 3 chicas más a un lugar de la zona más popular del centro de Houston.  Para su sorpresa, dentro del antro se encontraron que varios de los jugadores de un famoso equipo de fútbol estaban festejando en la zona VIP.  Al acercarse al área acordonada por los guardias de seguridad, los jugadores desde su mesa dieron la señal para que las dejaran pasar.  Estas muchachas estaban tan emocionadas y solo pensaban en la oportunidad que tenían de fotografiarse con estas celebridades. De inmediato los jugadores ofrecieron bebidas de cortesía a estas hermosas chicas las que ellas recibieron sin imaginar lo que esto desencadenaría. Al intentar tomar un par de fotos, los guardias se movilizaron de inmediato para asegurarse que eliminaban de sus celulares las imágenes que habían obtenido.

 

5041455_sLa desilusión de perder sus fotos no les duró mucho ya que en cuestión de un par de minutos, Claudia comenzó a sentir mareo y muchas náuseas. Hizo una llamada a su novio para decirle que no se sentía bien y pedirle que viniera a recogerla a ese lugar.  Después de esto, ella no puede acordarse de absolutamente nada.

 

¿Quién podría desconfiar de una bebida que viene de la mano de una persona tan reconocida en los Estados Unidos?  Dos de las amigas de Claudia que no ingirieron la bebida,  de inmediato se percataron que algo estaba mal con Claudia; ellas describen cómo lograron sacarla del lugar con la ayuda de su novio quien llegó justo a tiempo para rescatarlas. La bebida de Claudia contenía la droga “escopolamina” (o bien conocida como “burundanga”), la cual tiene la capacidad casi inmediata de hacer perder el conocimiento a una persona durante varias horas.  “Cargar el trago” ó Drink spiking como se conoce en inglés, es una de las prácticas más comunes entre los violadores y secuestradores de estos tiempos.   Lo más alarmante de esta droga es que puede ser suministrada acercando un pañuelo a la víctima con la sustancia, ofreciéndole un cigarrillo, atrayéndola de forma amistosa para luego ofrecerle una bebida o comida contaminada.  Existen otro tipo de drogas como el Rohypnol,  se le conoce también con los nombres de “rophies,” “roofies,” “roach” y/o la droga de “date rape”.

 

19387058_sTuve oportunidad de hablar con Claudia después de lo sucedido esa noche. Los planes de estos pseudo-jugadores profesionales fueron frustrados por la intervención oportuna de Dios con su protección sobrenatural. Claudia despertó sana y salva en su dormitorio de la universidad junto con sus amigas considerando el robo de su bolsa como la única pérdida, sin embargo,  miles de chicas viven algo muy diferente amaneciendo en un cuarto de hotel después de haber sido abusadas sexualmente, sin poder recordar cómo llegaron ahí.  Por eso estoy escribiendo esta nota. Esta clase de delitos van en aumento y no son reportados por falta de evidencia.   Estas mujeres viven el trauma y la vergüenza sin delatar el crimen pensando: “¿Quién va a creerme esta historia?”

 

Los padres de Claudia vivieron a Dios aquella noche pues mientras ellos dormían, el Guardador velaba por la vida y seguridad de su hija. (Salmos 121:4)   Para la chica,  esta difícil experiencia se ha vuelto un punto de partida para comprobar la gracia de nuestro Padre.  Claudia está despertando a la realidad del engaño de la frase: “¡Esto no puede pasarme a mí!”;  conforme comienza a ver la verdad a la que ha sido llamada como hija: “¡Yo sé que Dios está por mí!” (Salmos 56:9)

 

++(Por motivos de privacidad los nombres y detalles de las personas implicadas en esta historia han sido modificados) 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.