Soy La Buena Semilla

¿Hay salida para el problema de violencia doméstica?

Yo fui parte de las estadísticas de violencia doméstica durante mi infancia y adolescencia.  Conozco al detalle el temor y el dolor que se vive dentro de una familia disfuncional donde impera el maltrato y el abuso.

 

26628531_sPuedo comprender que a pesar de las buenas intenciones de mi papá, esto era lo único que conocía como familia. Debido a su carácter impredecible vivíamos en un un “campo minado” donde las explosiones estaban a la orden del día dentro del mismo hogar. Ahora comprendo que la reacción nuestra a esa agresividad, por parte mía, de mi mamá y mis hermanas, no fue precisamente la más conveniente lo cual empeoraba las cosas; no conocíamos nuestras opciones, ni muchos menos sabíamos cómo ejercerlas para hacer frente a este monstruo que es la violencia intrafamiliar.

 

Solo quienes atravesamos por estos sucesos sabemos de la parálisis que provoca el miedo; sencillamente no te permite ver la salida, y  te lleva en muchos casos, a convencerte de que lo mejor es dejar de buscarla.  Han pasado los años y no puedo borrar todas esas memorias desagradables de mi mente,   sin embargo hoy puedo afirmar que sus efectos dañinos han sido desarraigados de mi corazón. LA QUE ESCRIBE ESTA NOTA NO ES MAS UNA VICTIMA.  Por primera vez en mi vida, siento la libertad de escribir de este tema tan personal,  llamando las cosas por su nombre. Mi intención no es exponer las debilidades de mis progenitores, pero sí lo es el dar a conocer que existe una solución eficaz para ser libre verdaderamente de esta opresión y esclavitud.

 

EL ALCANCE DE ESTE PROBLEMA

En la actualidad, la violencia intrafamiliar es un problema que ha trascendido a todas las esferas de la sociedad, que no respeta sexo, edad, raza, religión, nivel cultural ó socioeconómico. Por increíble que parezca, tanto hombres como mujeres sufren de los estragos del abuso verbal y/o físico, el hostigamiento, el acoso, la intimidación, maltrato infantil, entre otras por parte de una pareja o familiar. (Ver video)

 

(Si no se ve el video sobre violencia doméstica haz click aquí )

 

Sí, yo sé cómo te sientes.  Muchos pueden culparte por el abuso que recibes, quizá un pastor o miembro de la iglesia te ha dicho que lo que necesitas es “que te sometas” o que “ores más por tu matrimonio/familia”,  llevándote a pensar que tu única alternativa es tolerar el daño que se comete deliberadamente en tu contra. Este era el caso de Elsa (˚).  Ella vivió toda su niñez y juventud bajo el abuso extremo por parte de su padre y el desprecio de su madre. Lo interesante del caso es que mi amiga salió de la casa paterna para casarse con un hombre con los mismos atributos.  Elsa no conocía otro tipo de vida al grado de llegar a pensar que esto era “lo normal”.   Durante más de 30 años de matrimonio  pasó, de aguantar y soportar todo tipo de humillaciones, al extremo de defenderse respondiendo con las mismas agresiones físicas y verbales con las que había sido tratada por tanto tiempo.

 

¿UNA SOLUCION HUMANA PARA UN PROBLEMA HUMANO? 

El marido de Elsa trabajaba fuera de la ciudad durante la semana, lo que hacía que ella pudiera “respirar”; pero cuando llegaban los días de tenerlo en casa, Elsa vivía en ese mismo “campo minado” que yo conocí bien durante mi infancia. La mujer había llegado a un punto de decir: “Si mi marido viene a vivir conmigo todos los días, yo esto decidida….. Me voy a divorciar”. Y es que la solución “humana”  disponible para cualquier hombre o mujer  que está inmerso en estas circunstancias, es la de vivir tratando de “no hacer enojar”  al abusador ó, teniendo a la mano alguna forma para defenderse cuando se atenta contra su integridad y se siente en peligro. Miles de personas mueren cada día en este intento (incluyendo niños) y otros miles más temen por su vida dentro del mismo hogar (aunque procuren guardar las apariencias).

 

 28320901_sCuando ella me confesó todo esto, Dios nos concedió una charla de esas que no tienes planeadas en tu agenda, pero que Él en su intervención divina y oportuna provoca cuando menos te la esperas.  La sola idea del trato diario dentro de ese  abuso físico y verbal eran para mi amiga un verdadero tormento.   Esa tarde se encendió una mecha dentro del corazón de Elsa.   Dios abrió sus ojos para ver por por primera vez que lo que ella vivía NO era lo “normal”, ni mucho menos lo que Su Padre Celestial había dispuesto para su vida como hija suya.

 

El problema más grande de la violencia intrafamiliar está en el hecho de que quien lo sufre NO PUEDE IDENTIFICARLO COMO TAL excusando al agresor por su conducta aguardando falsas esperanzas o victimizándose por su condición; mientras que quien da rienda suelta a sus actos violentos,  JUSTIFICA SUS ACCIONES POR ENCIMA DE TODO culpando a la persona que vive bajo su intimidación. 

 

¿VALE LA PENA SEGUIR PRETENDIENDO?

Le llamamos “problemas familiares”, “conflictos de pareja”, “carácter explosivo”,  “disciplina excesiva”…….. Este es el día de llamar las cosas por su nombre: SE TRATA DE VIOLENCIA DOMESTICA, en otras palabras:  ES ABUSO.  ¿Te convierte eso a ti en una víctima? ESA ES LA DECISION QUE TE CORRESPONDE A TI TOMAR.  Elsa pudo reconocer esa tarde los almacenes de COBARDIA que había en su corazón, aún con todo su conocimiento de la Biblia que había recibido por 20 años.   Ella no sentía miedo, tenía pavor.   Conforme avanzamos en nuestra plática, pudo ver claramente que el temor esclaviza y este es precisamente el combustible del abusador; pero por otro lado, el amor divino produce libertad y esto no tiene nada que ver con el sentimiento de lástima que ella manifestaba por su marido en medio de todo el daño: “¡Es que pobre, él ha sufrido mucho toda su vida!” – me decía apesadumbrada.

 

Mientras Elsa había considerado por años que la causa principal de esta problemática era el carácter de su marido, ahora despertaba a la realidad de que era ella  quien así lo había permitido.  Podía comenzar a entender que Dios no le tiene lástima y que como Su hija, le ha apoderado para  AMAR A SU MARIDO CON ELLA, respetándose y dándose a respetar, estableciendo límites  dentro de su relación matrimonial y con sus hijos.

 

10948708_sVerla en esos instantes era como mirar a alguien despertar de un largo sueño (más bien de una pesadilla).  Elsa sabía que Dios le amaba, pero jamás había entendido que en ese AMOR ella es respetada profundamente por Su Padre.  Dios es Amor, y no quiere ser tu “tablita de salvación” en esta crisis; quiere que seas absolutamente LIBRE.  Para Elsa, esto representaba aceptarse amada por Dios eternamente desconectando el mensaje que las circunstancias y la gente que le rodea le había comunicado toda su vida.  Dejar de reaccionar para permitirle a Su Padre llevarle a comprobar  Su Verdad.   Mientras mi amiga había estado esperando por años que su marido cambiara su mal carácter, ahora todo se centraba en ELLA, y en su decisión de elegir recibir lo que Dios hacía ver que estaba disponible para su vida y su situación. (2a. Timoteo 1:7)

 

Lo que siguió a esta decisión de Elsa fue algo asombroso.  Se detonó una transformación en el corazón de esta mujer que día a día está impactando  su relación matrimonial y familiar.  Conforme ella elige permanecer permitiéndole a Dios amarle, Elsa está descubriendo y disfrutando del respeto que Su Padre Celestial tiene por ella.  Ahora se encuentra en un proceso en el que está viendo a Dios tornar lo que eran “relaciones humanas”  (dañinas y destructivas), en “relaciones divinas” (amor y respeto).  ¡Su marido está viendo a una mujer tan diferente!  Y aunque algunos momentos él intente hacer uso de sus “viejos esquemas” de abuso, la respuesta que halla en Elsa proviene de AMOR y no de lástima o temor.  Elsa es un mensaje viviente que está siendo leído por su esposo;  una mujer segura que disfruta de una PAZ interior que ahora comparte con su familia.  ¡Mi amiga ha sido eliminada de las estadísticas de violencia intrafamiliar para convertirse en FUENTE DE VIDA!

 

LAS FALSAS ESPERANZAS NO SOLUCIONAN NADA….

“Es que tú no entiendes, yo sé que él (o ella) va a cambiar”.  Este es el estribillo que repiten todas personas que han aceptado vivir en el abuso.  El abusador tiene un problema que es imposible de solucionar humanamente  Orar por supuesto que es importante pero no es suficiente, se requiere de FE y esto implica que  la persona que está sufriendo violencia intrafamiliar elija estar EN ACUERDO CON DIOS  aceptando recibir Su ofrecimiento:

 

Dios quiere y puede transformarte

cambiando el desierto y la sequedad  de tu corazón en ríos de agua viva.

“¿Que primero cambie el abusador?” ¡Él quiere iniciar hoy mismo contigo!

¿Le permitirás a Él amarte en medio del caos?

ROMPE EL SILENCIO Y BUSCA AYUDA.

No estás solo(a) en la odisea.  Atrévete a comprobarlo.

 

(˚) Nombre y detalles han sido modificados a fin de preservar la privacidad de quien compartió esta experiencia conmigo

Si sufres de violencia doméstica o conoces a alguien en este estado, te invito a que tomes tiempo para ver estos recursos:

Video: Recibiendo Vida en tu espíritu

Artículo: El abuso y la violencia doméstica

Video: ¿Cuál es tu reacción frente a una persona  que está siendo abusada en público?

 Para meditar : Declaración de confianza

 

Suscríbete a mi blog:

Suscríbete Aquí a Soy La Buena Semilla por correo electrónico

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.