Soy La Buena Semilla

Festejando en medio de la adversidad

dancingintherain-jpeg1

 

Creo con toda seguridad, que cada evento por el que Dios me permite atravesar, solo puede resultar en mi beneficio y crecimiento,  haciendo de mí, una fuente de bendición.

 

Un par de semanas atrás, fui por recomendación de mi médico, a realizarme una mamografía por primera vez. Este examen de rutina, se sumaba a muchos otros estudios que estaban haciéndome ya, por la situación de salud por la que he estado atravesando, pero las cosas que  parecían un chequeo sin importancia, de repente se tornaron en algo que no esperaba y que todavía estoy procesando.

Al día siguiente  de haber ido al mamograma, recibí una llamada del radiólogo. Habían encontrado algo raro en las radiografías y estaban solicitando que yo regresara para proceder ahora con una mamografía 3D y un ultrasonido.  Me pidieron hacer una cita lo antes posible y así lo hice.  Después de dos meses de ver doctores, -por una condición que no tiene nada que ver con este problema-, me encontraba con nuevos eventos que requerían de seguimiento médico.  Ninguna mujer quiere escuchar del doctor, que nota “algo extraño” que pudiera ser cáncer de mama.  Los días que transcurrieron después de recibir la llamada del radiólogo fueron un reto; sin embargo,  mi Padre me recordaba que lo único que Él quería de mí, era que yo permaneciera en su reposo. Este era el momento de CREERLE y  COMPROBAR en que todo lo que me había dicho es Verdad.  

Estábamos justo en la víspera de Navidad con los preparativos para la cena familiar.  ¿Cómo puede alguien tener ánimo para preparar un festejo y un banquete cuando se asoma la incertidumbre del diagnóstico a un posible cáncer de mama?   Fueron cuatro días de espera para ver al radiólogo por segunda ocasión y tuve mis momentos en los que me fue necesario elegir entre estar de acuerdo con Dios reconociéndole como el Responsable de mi vida y  de mi familia – aún cuando mis sentimientos decían lo contrario -, ó decidir dejar que la ansiedad hiciera sus estragos conmigo. Así que nos ocupamos de preparar todo para tener una riquísima cena de Navidad para festejar la fidelidad de nuestro Papá en medio de lo que esto resultara.  Jesús es Emanuel, esto es: ¡DIOS CON NOSOTROS!

 

7988278_sLlegó el día de la cita y mientras estaba sentada en la sala de espera, las mujeres junto a mí conversaban sobre cómo les detectaron el cáncer de mama, los tratamientos, las cirugías que han pasado y la gratitud en la que viven por seguir con vida.  Era inevitable no escuchar su plática, mientras en mi corazón meditaba en que cualquiera que fuera el diagnóstico conmigo, estaba totalmente provisto por Dios lo que seguía para mí en el siguiente paso.

 

Pasó un largo rato para poder escuchar finalmente el diagnóstico del doctor. Después de terminar con los estudios, el médico vino a verme para explicarme que el tejido extraño en las radiografías, en efecto se trataba de un quiste, pero NADA en relación con el cáncer.   No había nada de qué preocuparse.  Cuando salí del estudio, gracias a Dios mi esposo estaba ahí esperándome.  Necesitaba contarle todo lo que había sucedido dentro con los médicos que me atendían (pues no permiten la entrada de hombres al centro de estudios de cáncer de mama).

 

A la vez que sentía un gran alivio al conocer el diagnóstico, me preguntaba en mi corazón: ¿De qué se trata todo esto Padre?”  Lo que puedo comprender hasta el momento, es que Él está asegurando que esta hija suya se vea a sí misma como Él la ve.   Los acontecimientos de los últimos meses no han sido una “tortura psicológica o física”,  pues aceptar ver las cosas desde esta perspectiva me ubica en calidad de “VICTIMA” lo cual no tiene nada que ver con mi nueva existencia en Dios.   Estos eventos han sido mas bien, un tiempo de establecer acuerdos con mi Padre desechando toda perspectiva humana que limita y estorba que pueda disfrutar plenamente de la abundancia de la vida eterna que me ha sido provista en Jesús. 

 Por otra parte,  esta experiencia me ha dejado conocer que el cáncer de mama es en la actualidad el más común entre mujeres ( y hombres) pero también es el más curable, si tan solo ……. SE DETECTA A TIEMPO.   Si eres mujer, tienes 40 años o más, es el momento de dar el paso.  La mamografía  es un estudio que puede identificar células cancerosas en su estado inicial y está salvando muchas vidas.  No permitas que el temor te paralice ni que la incertidumbre merme el que asumas la responsabilidad de cuidar de tu cuerpo. ¡TU ERES DE GRAN ESTIMA Y VALOR PARA DIOS!

 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.