Soy La Buena Semilla

Una invitación muy especial

Esas circunstancias que estás viviendo cada día: ¿Las vives solo? ¿Las vives pidiéndole a Dios su favor? ¿O las vives siendo UNO con tu Padre?

 

Uno de los pensamientos que daba vueltas en mi mente durante estas semanas de visitas al médico, era “¿Y QUE SI SUCEDE ESTO O AQUELLO ?”   Yo puedo esforzarme por quitar esas ideas de mi cabeza momentáneamente, reprimirlas o tratar de cambiarlas por otras, pero a menos que la fuente de donde éstas provienen sea transformada, los mismos pensamientos regresarán.  Así que en lugar de darle vuelo a los posibles escenarios humanos,  déjame te comparto lo que está haciendo mi Papá conforme yo me dispongo a recibir Su Verdad.

 

11743561_s

Estos días “difíciles” han sido la ocasión para recibir una invitación muy especial de parte de Dios  ¿Cómo? ¿Invitada por Él a algo especial mientras estás pasando por una enfermedad? ¡ASI ES!  Y es que frente a los escenarios tentativos con los que yo podría enfrentarme,  en la posibilidad de que tuviera que acudir  nuevamente al hospital,  mi Padre me aclaró lo que Él está dispuesto a hacer conmigo y por mí para vivir esto NO humanamente,   sino divinamente siendo Su hija.

La invitación va mucho más allá de estar “bien cerquita” de Él,  y rebasa el hecho de desear estar “pegada” con Dios.  Se trata de que yo acepte que me haga vivir en unidad y acuerdo permanente, de  ser hecha UNO con Él, de tal forma que yo pueda responder a los acontecimientos que rodean a mi salud partiendo de esta Verdad.  He leído muchas veces el  Salmo 139, pero al escuchar a mi Padre hablarlo específicamente a mi corazón,  el Espíritu Santo dinamitó mis objeciones, mis temores e inseguridades, llevándome a comprender de qué se trata su propuesta.

Fue así como le escuché traducirme esta Escritura dirigiéndose particularmente a lo que yo estoy viviendo:

“¿A dónde te irás de mi Espíritu?

¿Y a dónde huirás de mi presencia?

Si acaso los síntomas empeoran, si eres llevada a una sala de emergencias, allí estoy yo;

Y si las cosas se pusieren completamente mal, ahí también estoy presente contigo.  

Si los resultados de los estudios fueran negativos, si te ves amenazada por otros síntomas, si tu rutina se ve alterada con estos cambios, aún allí me encuentro yo.

Si los médicos dicen que no saben qué hacer,  yo todavía voy a guiarte con mi mano y abrazarte tan fuerte que no podrás soltarte. 

Ni en la más grande oscuridad pasas desapercibida para mí, porque a mis ojos la noche es tan brillante como el día.”

 

En base a esto mi Padre continuó diciéndome:

Si en todos estos escenarios estoy contigo y en ti, ¿cuál es el problema entonces?

Te he dicho que saliste de mí, que has nacido de mí……. así que vive cada instante de esta manera.

 

 

10103559_s

 

 

Ahora puedo ver, que aún en el más extremo de los escenarios, aceptar vivirlos “fusionada” con mi Padre, solo puede resultar en gloria y en victoria.  De tal forma que puedo ver mi realidad como Él la ve. ¿Y el miedo? ¿Qué es eso? Ja, ja ja……. :) Dice Dios que Sus palabras son MEDICINA para mi cuerpo y refrigerio para mis huesos (Prov. 3:8)

Atravesar una situación de enfermedad desconectada de mi Padre me expone a vivir esto como víctima, siendo esclava del temor;  enfrentar problemas de salud pidiéndole a Dios Su favor, me llenará de esperanza pero me ubica como una persona cerca de Él que confía en que las promesas de Dios se realicen batallando con el miedo inherente a la naturaleza humana; pero por el contrario, el saberme siendo UNO con mi Padre eternamente me hace comprender mi verdadera identidad en Cristo y participar de su naturaleza divina…… inconmovible, indestructible e inalterable.

 

 

YO HE RECIBIDO SU VERDAD Y ACEPTADO SU PROPUESTA. ESTA ES MI RESPUESTA A SU INVITACION:

¿Qué, pues, diré a esto? Si Dios es por mí, ¿quién puede venir en mi contra?

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por mi causa, ¿cómo no me  dará también con él todas las cosas?

¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por mí.

¿Quién me separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?

Como está escrito:
Por causa de ti somos muertos todo el tiempo;
Somos contados como ovejas de matadero. m

Antes, en todas estas cosas soy más que vencedora por medio de aquel que me amó.

Por lo cual estoy segura de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada me podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

 

 

¡Yo he escogido ser fusionada en Amor y ser UNO con Dios! Gracias a mi Padre, mi salud física mejora cada día. Su obra está fielmente ocurriendo en mi ser de manera integral: Mi espíritu, mi alma y mi cuerpo están siendo conformados a la medida de la plenitud de Jesús, mi Hermano Mayor.

 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.