Soy La Buena Semilla

Un Testimonio de Vida

¿Te has encontrado frente a personas que atraviesan por momentos tan difíciles en sus vidas que  te resulta un reto saber qué decir? ¿Cómo intervenir oportunamente y con sabiduría cuando se trata de una situación de vida o muerte? 

 

19558097_sEn Noviembre de 2012, me encontré conversando con una chica que recién confirmaba la noticia de su embarazo y estaba determinada a realizarse un aborto. Esta joven, madre de tres hijos,  sin hogar, sin trabajo, sin dinero y sin apoyo de su familia, se encontraba ahora frente a la noticia de estar esperando su cuarto hijo,  producto de una relación  con un hombre que recientemente había sido enviado a prisión.  ¿Quién podía hablar las palabras precisas para ella en esos momentos?

Mientras le escuchaba explicarme las condiciones de su situación, en mi corazón hablaba con mi Padre, pidiéndole a Él vivirme y hacer de mí Su Casa,  para responder a esta mujer de acuerdo a su necesidad. Dentro del cuarto de consejería donde me encontraba con ella, Dios estuvo conmigo. Él me comprobó una vez más cómo las palabras que Él habla son espíritu y son vida; conforme charlábamos el impacto de nuestra conversación en la mujer era evidente.  Yo veía como lágrimas salían de sus ojos y el muro con el que ella había iniciado nuestra conversación, se hacía pedazos. Frente a la determinación de esta mujer de abortar a su bebé, yo podía experimentar una paz divina y una compasión que sencillamente no puedo describir.

Antes de despedirnos, le pedí me permitiera orar con ella.  Nunca olvidaré lo que ocurrió ahí.   La misma presencia de mi Padre llenó todo ese cubículo y me dio la libertad para declarar palabras de vida y bendición sobre  el bebé que llevaba en su vientre.  Cuando terminamos de orar, la chica me abrazó muy fuerte mientras que lloraba (¡y yo con ella!). Fueron instantes en las que  ambas podíamos sentirnos cobijadas literalmente por el abrazo de Papá.

No le pedí que me dijera cuál era su respuesta definitiva a su situación, pero le animé a considerar a Dios en su decisión. Pasó un mes sin que supiera nada de la muchacha, hasta que uno de esos días cercanos a la víspera de Navidad recibí una llamada en mi celular. La mujer me hablaba para comunicarme la noticia de que había desistido de la idea de abortar.  ¡Ella conservaría su embarazo! Pero había algo más.  Le habían practicado un ultrasonido descubriendo algo sorprendente: Ella no esperaba un bebé……¡SINO DOS!!!! ¡Se trataba de un embarazo múltiple!   El milagro de mi Padre era por partida doble rescatando a esos niños de la misma muerte y el gozo que invadía mi corazón era una verdadera explosión.

Muchas decisiones más siguieron para mi amiga a lo largo de su embarazo, en las que estaba implicado el bienestar de esos bebés.  Dios continuó sirviéndole conmigo y yo disfrutando con Él de participar de Sus obras.  Meses después desesperada al verse desprovista en todos los aspectos, ella volvió a considerar la idea de abortar.  Su embarazo estaba ya en el segundo trimestre, y en esta ocasión intervino mi Padre nuevamente llevándonos establecer la conexión con una Agencia de Adopción. Fueron días muy difíciles en los que se asomaba nuevamente la posibilidad de perder la vida de estos chiquitos,  y para responder a estos eventos, una vez más elegí permanecer prestándome  – NO para hacer lo que a mí “me latía” o “me parecía conveniente”  – sino para ser casa de Dios permitiéndole a mi Padre hacer conmigo.

La chica pasó varios días considerando esta difícil decisión y finalmente resolvió que lo mejor sería poner a sus bebés en manos de una familia que pudiera darles el amor y cuidados que ellos necesitaban.  La provisión de Dios para todo lo que ella necesitó en este proceso de adopción, se hizo manifiesta de maneras extraordinarias.

 

13845327_s

 

Finalmente llegó el día del nacimiento de esos bebés antes de lo que estaba programado. El 31 de Mayo de 2013 tuve la bendición de ser testigo del nacimiento de un hermoso niño y una preciosa nena con 35 semanas de gestación.   Fue maravilloso oírlos llorar y verlos tan chiquitos, pero tan perfectamente formados.  Los médicos y enfermeras estaban sorprendidos de las condiciones tan favorables de desarrollo y peso que veían en los niños a pesar de haber nacido prematuramente.  Las condiciones de salud de la mamá después del alumbramiento también eran excelentes.  El proceso de adopción continuaba gobernado por la PAZ de mi Papá armando todas las piezas como si se tratara de un divino rompecabezas.  Los padres adoptivos viajaron desde muy lejos ese mismo día para llegar al Hospital del Niño en Houston,  y al fin poder conocer y abrazar a sus hijos.   Dentro del cunero del hospital, pasaban horas y horas disfrutando de tener a los niños sobre su pecho, llenándoles de amor y cuidados.

 

La forma en la que Dios se hizo responsable del estado de la mamá biológica también fue muy hermosa. Para mi asombro, lo que siguió para mi amiga después de entregar  en adopción a sus dos bebés, fue una dosis sobrenatural de PAZ, – Paz que rebasa todo entendimiento y lógica humanos – Hoy hace cinco meses del nacimiento de ese doble milagro  y me siento enormemente bendecida y feliz de seguir recibiendo fotografías del desarrollo de esos chiquitos. Mi gratitud se desborda al saber que esos bebés se encuentran seguros y rodeados del cariño de la hermosa familia que Dios preparó para ellos.

Después de esta experiencia, yo no soy la misma. Cada día y cada semana que esos bebés seguían con vida en el vientre de su mamá eran para mí un motivo para bendecir a Dios y anclarme en FE creyéndole. Sin lugar a dudas he podido comprobar, que mi Papá es poderoso para hacer mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el PODER que actúa en nosotros ¡Este poder manifestado es JESÚS: La fuente de todo mi ser y hacer!

 

Otros vídeos y artículos relacionados con el tema:

¿Te dejas amar por Dios en tus errores?

Escoge la Vida

El embarazo en adolescentes 

 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.