Soy La Buena Semilla

Matrimonio en construcción

7896261_s copy

Estos casi 22 años  de matrimonio que mi esposo y yo tenemos,  han sido toda una escuela para ambos en la que  hemos sido llevados a la imperiosa necesidad de  comprobar el verdadero significado del AMOR.  No todo ha sido miel sobre hojuelas, sin embargo hoy más que nunca estamos convencidos de que, lo único capaz de sostener una relación matrimonial plena, es algo que rebasa por completo lo que humanamente un hombre y una mujer pueden producir con sus buenas intenciones y lo más preciado de sus esfuerzos.

¿Que esto lo sabíamos en teoría antes de casarnos? ¡Por supuesto que sí!  Y es que a la hora de poner esto en práctica en el diario vivir, descubres que existe un abismo entre SABER” el significado de amar y “SER” la evidencia de amor.   El recorrido de un extremo al otro ha resultado ser algunas veces doloroso, con sus crisis y sus descalabros,  con sus aciertos y sus victorias,  en las que  juntos hemos enfrentado retos cuyo resultado hoy nos llena de gozo y gratitud.  Precisamente de esta travesía es de lo que quiero platicarte en esta nota.

Mi esposo y yo NO tenemos ni pretendemos ser el matrimonio perfecto;  ambos estamos de acuerdo en que el proceso que hemos vivido juntos  ha valido la pena y que lo mejor aún está por venir. Estamos conscientes que nuestra relación NO es un producto terminado, sino la suma de dos vidas en construcción que ahora tienen un gramo de comprensión en cuanto a cuál es su participación dentro de este pacto.   La experiencia que nos ha dejado los años de matrimonio no tienen valor alguno comparado con el testimonio vivo de la obra de AMOR en el corazón de ambos.

Vayamos entonces al inicio de esta aventura ubicándonos correctamente. De este paso depende el que puedas identificar dónde te encuentras tú mismo y dentro de tu relación matrimonial. Usualmente tendemos a enfocarnos en “los síntomas” que manifiesta nuestra relación y no en sus causas. Por esto, te invito a que por un par de minutos, desconectes tu perspectiva de los errores, fallas y deficiencias de tu cónyuge y cierres la llave del afluente de carencias que puedes contemplar en tu matrimonio para que te hagas a ti mismo esta pregunta:

¿”Tengo conocimiento” del significado de amor o “SOY” la evidencia de este? 

 

No respondas en automático porque no se trata de quedar bien con nadie ni de justificar tus acciones o reacciones. Es común escuchar que cada persona tiene su propia manera de amar, pero nada más alejado de la realidad que esto. El amor es una persona y tiene una única definición: DIOS ES AMOR. Fuera de Él, solo encontramos un enorme egoísmo disfrazado: “Si me das, puede ser que yo te dé.”   Antes y después de casarnos, mi esposo y yo escuchamos muchos mensajes sobre el matrimonio. Esto nos bendijo proveyéndonos de una visión de aquello que podíamos esperar al vivir en una relación de PACTO en la que Dios está presente. Sin embargo, el poder ver las cosas como Dios las ve, es solo  el primer paso para avanzar en esa travesía que nos lleve a comprobar y disfrutar plenamente de todo lo que Él nos ha provisto en Cristo para el matrimonio. ¿Te imaginas lo que sucedería contigo si tu comida o sustento diario solo pudieras “mirarlo” detrás de un aparador?  Es preciso poder poder echar mano de éste, comerlo, permitir que el cuerpo los procese para que puedas ser alimentado y sus nutrientes se vuelvan parte de ti. 

Hemos pasado temporadas de todos los colores para llegar a donde nos encontramos ahora. Lo que podemos decirte es que en la medida en la que nos hemos dispuesto a estar de acuerdo con nuestro Padre para permitirle que nos haga SER amor,  viéndole a Él como el responsable de nuestra transformación, en esa dimensión hemos podido comprobar  lo que DIOS ES haciendo esto extensivo  a nuestras hijas por consecuencia.   Si piensas: “Ah, pero Pepe y Magno siempre han estado de acuerdo en esto, por eso les ha funcionado”. La  clave  en cada fase ha sido el poder enfocarnos individualmente en el proceso de transformación que cada uno seguimos con Dios. Se trata de que YO sea evidencia, y no de esperar a que el cónyuge tome la iniciativa. Pregúntale a Dios: “¿Cuáles son las áreas en las que quieres transformarme A MI para hacerme tu evidencia?”

photo-2

Queridos amigos, el AMOR existe y su definición no ha pasado de moda. Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Sin importar la etapa en la que hoy te ves a ti mismo o en la que puede estar la relación con tu cónyuge, te invito a que te atrevas a dejar de pretender o de buscar tener el matrimonio perfecto para permitirle hacer de ti una piedra viva,  que haga de tu relación un MATRIMONIO EN CONSTRUCCION establecido en las garantías del amor verdadero: JESUS.

 Pepe y Magno Beristain

Otras recomendaciones sobre el tema:

Libérate de la culpabilidad

Matrimonio y Finanzas (Video parate I)

Matrimonio y Finanzas (Video parte 2)

 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

4 Responses to “Matrimonio en construcción”
  1. Diana Ruiz de Ramirez dice:

    hola magno,no se si sepas de mi,estoy en el grupo con liz, y mi esposo y yo nos conectamos los domingos para la platica en vivo con chris,….pues acabo de leer tu carta de matrimonio en construccion. y te platico q yo siempre hubiese querido un matrimonio perfecto,mas viniendo de un divorcio,pero pues o sorpresa me tope con pared ,no era asi,a lo largo de estos 9 años de matrimonio pues asistiamos ala iglesia donde creo q aprendimos mucho ,ahora entendemos como mera informacion. y pues te dire que solo nos la viviamos en consejerias.y ahora q papa permitio q lo conocieramos como el amor que el es ,pues primero recibimos adopcion ,y estamos en eso que tu mencionas en ya no buscar ser un matrimonio perfecto, sino viviendo el dia a dia aprendiendo a permitirle a nuesto papa que el sea quien,obre en cada situacion, de nuestras vidas ,estamos en ese proceso de aprender a dejarle las cosas a el y claro pero por supuesto que tambien es mi deseo, que de mi , salga la evidencia de papa en mi, pero ahi vamos en ese proceso de nuestra transformacion,permitiendo que esta relacion sea un matrimonio en construccion,como tu dices, establecido en el amor verdadero que es en jesus. gracias magno por ampliar un poco mas el panorama, bendiciones!!!

    • Magnolia Beristain dice:

      Diana preciosa, claro que sé quién eres y me encanta tu comentario. Te agradezco tu transparencia lo cual creo que también bendecirá a otros lectores de este sitio. Cuando dejamos que Dios destruya nuestras expectativas humanas con Su Verdad para recibir Su expectativa divinas sobre el matrimonio, el primer cambio ocurre en nosotras, comenzamos a ser libres de tantas cosas como el demandar del cónyuge un cambio para entonces nosotros dar un paso – por ejemplo-. El “matrimonio perfecto” que nos muestra el mundo con las películas o novelas, o el ideal que nosotros mismos podemos concebir de ello se queda de tamaño microscópico comparado con la VIDA EN PLENITUD que Dios puede traer a un esposo y esposa cuando estos se prestan a ser servidos por el AMOR. Ubicadas en acuerdo con Papá disfrutamos de Su descanso y comprobamos que NO HAY NECESIDAD de “maquillar” nuestras imperfecciones ni de “guardar las apariencias” (cuidar el testimonio como dicen por ahí) porque estamos en un proceso de transformación, siendo llevadas de “saber” sobre el amor, a VIVIR PERMANENTEMENTE como participante de Su naturaleza divina. Recibe un abrazo y gracias otra vez por compartir conmigo en este espacio. Bendiciones.

  2. Liz dice:

    Querida Magno, creo que hay que poner una advertencia cuando dices: Pregúntale a Dios: “¿Cuáles son las áreas en las que quieres transformarme A MI para hacerme tu evidencia?” Y la advertencia seria: Si usted tiene el valor de preguntarle esto a Dios, sepa que Dios le va a contestar!! :). En mi caso EL lo esta haciendo y estoy comprobando que la definicion de Dios es Amor, es mucho mas bella que lo que mi definicion era. Ahora Dios es Amor en mi! <3

    • Magnolia Beristain dice:

      ¡Buenísimo el punto Liza y sobre todo el testimonio de lo que tú misma estás viviendo! Podemos escuchar, comprender y hasta predicar del amor en el matrimonio, sin embargo, no es hasta que nuestro ser es arraigado en este, que comenzamos a comprobar lo que Dios ES en el diario vivir con nuestro cónyuge. Lo mejor es, que la transformación de nuestra vida es el mensaje, una carta abierta leída por nuestros esposos, en la que AMOR es responsable de cumplir todo lo que ha prometido.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.