Soy La Buena Semilla

“¿Qué voy a hacer sin mis hijos en casa?”

Épocas de cambio son tiempos de oportunidad. Esa es la perspectiva que Dios pone en mi corazón para ver cada nueva etapa en mi vida.  Hace un año ya que mi hija, la mayor,  inició sus estudios universitarios en otra ciudad, y nosotros aunque felices por verla volar en el desarrollo de sus metas, esto también ha resultado todo un proceso interesante  que  comparto aquí con ustedes.

 

3676015_sEs común escuchar que los padres entran en crisis cuando los hijos despliegan sus alas para moverse hacia nuevos escenarios a los que Dios quiere llevarles. En mi caso, hablo específicamente del tiempo en el que al terminar la etapa de la Preparatoria, oímos a mi hija preguntarse: ¿Qué sigue con mi vida?   Mi esposo y yo pasamos tiempo escuchando , apoyando  y aconsejando a la hija en esa fase, sin ella saber, que en el fondo, también sus papás estaban haciéndose la misma pregunta. “¿Qué vamos a hacer sin ti en casa?¨   Yo no tenía idea de cómo iba a ser esa despedida ni cómo procesaría estos cambios, pero sí sabía quién estaba conmigo para sustentarme en y a través de éstos.

Lo que he estado aprendiendo es que Dios no está interesado en que yo tenga respuesta a  “QUE VOY A HACER SIN LA HIJA”,  como lo está en que yo le permita a mi Padre establecerme en la Verdad de QUIEN YO SOY para Él.  Y es que  mientras mi identidad esté condicionada a lo que hago, ésta será algo voluble e inestable que me limitará de disfrutar de la plenitud de vida que Dios tiene para mí. Así que como un Maravillosos Papá, Dios no me ha dejado vivir esto desconectada de Él y yo no he querido procesarlo separada de lo que Él dice:

 

1. Yo no estoy viviendo una “pérdida”. Mi hija inicia una nueva fase en su vida y  Dios me asegura dentro de mí que voy de GANE con Él. Estoy comprobando que mientras vivo esta etapa en unidad y acuerdo con Dios, no hay manera de que esta época RESTE algo a mi existencia.  Estoy descubriendo que puedo seguir siendo bendición para mi hija a través de la distancia y sentirme muy cerca de ella.

2. No se trata de ¨suprimir¨mis emociones ni de guardar las apariencias .  Puedo vaciar con Dios T-O-D-O lo que siento respecto a la nueva etapa con el nido medio vacío (todavía tengo a mi segunda hija en casa). Él me escucha y me provee de la fortaleza para vivir un día a la vez, en un estado de reposo y gozo que solo Él puede darme.

3. Esto no es un final en el desarrollo de mi vida como mamá.  Esto es una estación más que se cierra para dar paso a una nueva en la que yo continuo creciendo para que Dios cumpla su propósito en mí. Lo que tiene apariencia de “terminar” es en realidad una ocasión para descubrir nuevas avenidas con Él para mi desarrollo. ¡Dios tiene cosas fascinantes preparadas para mí y yo estoy lista para dejarme sorprender!

 

Te animo a que te dispongas a comprobar  la época de cambios en tu vida desde una perspectiva divina. ¡Acepta ser participante de la naturaleza de Dios y comprobarás un proceso transformador en el que vivirás a Jesús en ti a cada paso!

 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.