Soy La Buena Semilla

Cabos sueltos

 

“Todas las cosas les ayudan a bien a los que le aman…..” Esa es la promesa de Dios para con sus hijos. Ayer por la tarde, mientras paseaba a mi perro,  meditaba en cómo este compromiso de Papá se ha hecho realidad tantas veces en situaciones inesperadas de mi vida. En ese recuento, también se agolparon algunas otros recuerdos que tengo agrupados en otro expediente, eventos que aunque no comprendo completamente, son parte del paquete de la responsabilidad que Dios tiene conmigo, para hacer de mí una HIJA suya.

Al hacer memoria de esos eventos de mi vida, opté por sacarlos del viejo baúl con el único objetivo de darles sentido y orden, pues está escrito que también trabajan para mi beneficio. No hay nada que ocurra conmigo que pueda comprender “desconectado” del propósito de Dios, así que mientras escribo esta nota, proceso lo que esos “cabos sueltos” son en realidad en mi vida.

Oraciones no contestadas

Dios conoce mejor que yo misma, cada uno de mis sueños, expectativas, deseos y necesidades. Muchas de estas han sido una plática con Él por años, que a mi parecer, es hasta este día una larga espera. No tengo duda alguna de que Papá me ha escuchado; sin embargo, preciso poder procesar estos asuntos desde Su perspectiva de amor. Las “oraciones sin respuesta” no corresponden a mi identidad, yo tengo un Padre que escucha y que ha atendido a mi clamor aún antes de que yo abra la boca para decir algo.

Sin embargo, ¿por qué no puedo ver materializado con mis ojos físicos aquello que le pedí? Esto es lo que Dios me dice al respecto: “Mas el justo por la fe, vivirá”. Esta “sala de espera” en la que nos vemos encerrados cuando interpretamos humanamente el proceder de Dios, no es otra cosa, que la oportunidad de permitirle ser establecida en lo que Él dice de mí.

De tal forma, que elijo creerle. Tomo cada archivo marcado con la etiqueta de “en espera de”, y les coloco encima una etiqueta nueva que dice: “RESPONDIDOS…. PUEDO DESCANSAR EN EL”.

Ubicada en mi posición de hija y heredera de todo lo que mi hermano Jesús posee, puedo dar gracias en TODO confiada en que esta es la voluntad de Dios agradable y perfecta para mi vida.

Situaciones incomprensibles

Yo no sé tú, pero yo sí me pregunto: ¿Por qué estoy metida en esto? ¿De qué se trata la cosa? Y es que a veces me siento que “cuando no me llueve, me llovizna” Ja, ja, ja….. Necesito poder distinguir la voz de mi Papá de todas las demás voces que me tratan de dar una respuesta. ¡Y es que no quiero oír a NADIE MÁS!

Las explicaciones de la gente van a confundirte; la Verdad de Dios va a liberarte. Por lo tanto, es indispensable para mí traer con Él este otro cúmulo de “expendientes X” que guardo en mi interior. Lo que le oigo a Él decir es una invitación para presentarle las incongruencias que yo veo, y dejarme persuadir por Él de Su realidad: “…….ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 8:39-39)

¡No existe espacio de separación entre el amor de Dios y mis circunstancias! Ese es Su compromiso conmigo. ¡Yo no estoy sola con el paquete! ¿Lo puedes ver? El problema es que yo no esté convencida de ello, y por eso me dejo confundir.

Hoy elijo vaciarme de mis propias apreciaciones con respecto a mi realidad presente; la lógica divina (Su Verdad) operando en mí, me permite procesar mis circunstancias desde Su perspectiva. Así que puedo decir confiadamente que en todo esto ¡Él tiene cuidado de mí!

Transiciones de la vida

Cuando piensas que ya estás estable en una etapa de tu vida,…¡zas!… aparece la otra. Muchas veces no te sientes preparado para lo que sigue y te invaden los sentimientos de incompetencia. ¿Cómo hacer frente a los hijos pequeños que ahora son adolescentes? ¿Cómo llenar el vacío del hijo que se ha salido de casa para estudiar la Universidad? ¿Qué esperanza y consuelo hay para quien ha perdido un ser querido? ¿Cómo adaptarse a un nuevo ambiente de trabajo, de ciudad ó de país?

Lo que Papá me habla al corazón, es que como hija suya, no sólo cuento con su respaldo, sino con Su total y completa provisión para hacer frente exitosamente a cada uno de los cambios que se presenten en mi vida. A mí pueden tomarme por sorpresa esos eventos, ¡a Él jamás! Así que puedo ahora quitarme de encima el estrés y la tensión que provoca el tratar de en mis propias fuerzas de llenar algo que única y exclusivamente puede saciar ÉL. No, no, no,…. No tengo la esencia de los cobardes…… ¡Su vida en mí me tiene rebosando del poder, amor y dominio propio que Él me da!  ( aunque mis sentimientos digan a veces lo contrario)

Frente a las opciones de permitir que el poder de Dios en mí y a través de mí de sentido y dirección a los cambios de mi vida, ó dejar que esos cambios me manejen y me hagan bailar al son que me toquen, elijo la primera. Escojo creerle y dejarme sorprender por Él en esos tiempos en los que soy removida de mi zona de confort.

Mi vida está segura escondida con Cristo en Dios. ¡No más cabos sueltos! ¡ESTOY COMPLETA EN ÉL!

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

One Response to “Cabos sueltos”
  1. Anita Torres dice:

    Gracias por tus palabras, son de mucho reto, y de gran bendicion, gracias por compartirlo. Dios continue bendiciendo tu vida, te quiero mucho :)

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.