Soy La Buena Semilla

El Poder de Su Amor

Recuerdo que una noche mientras preparaba a mis hijas para dormir y las acostaba en su cama, una de ellas me hizo una pregunta. Me dijo: “Mami, si una niña recibió a Jesús cuando era pequeña, pero que ahora ha crecido y entendido más que el amor de Dios es grande, ¿puede volver a recibirlo en su corazón?” Me detuve por unos instantes para pensar mi respuesta, mientras me sentaba junto a ella. Entonces le dije: “Si esa niña está dispuesta a recibir…. ¡Claro que sí!” Aproveché esos minutos para ayudarle a ver la necesidad que tenemos como hijos de Dios de RECIBIR conscientemente todo lo que el Padre nos ofrece. Fue así como Mariana terminó por descubrir que la niña de la que hablábamos era ella misma. Mi hija había aceptado a Jesús como Su Salvador cuando tenía cuatro años, pero ahora tenía nueve y ella estaba visualizando el amor de Dios para ella en otra dimensión.

 

Al mirar su disposición, le propuse: “¿Quieres que oremos juntas?”. Ella aceptó gustosa. Esa noche tuve el honor de guiar a mi hija para recibir no solo a Jesús como Su Salvador, sino para recibir ese amor tan grande del Padre por nosotros. Mi corazón se derretía al ver la sencillez con la que ella aceptaba lo que Dios nos ha dado y me fui a mi recámara flotando literalmente de emoción y gozo. La realidad es que yo no le enseñé algo a mi hija esa noche, mas bien fui yo la que aprendió una inolvidable lección: Haciéndome como un niño es como puedo accesar y poseer toda la herencia que mi Padre ha dispuesto para mí.

 

Dejémonos de complicaciones

Si hay algo inherente a la naturaleza de un niño, es que para este es fácil CONFIAR y CREER. Mi hija podía darse cuenta que antes había aceptado algo que no comprendía del todo, pero que ahora podía VER. Lo que ella anhelaba saber esa noche era ¿qué sigue? ¿De qué se trata cuando descubro algo nuevo del carácter y la vida de Dios en relación conmigo? Cuando platicamos, ella pudo mirar la respuesta y simplemente dio el paso.

Dios ha hecho la parte difícil dándonos a Jesús; la parte simple es la que nos corresponde a nosotros: RECIBIR Y ABRAZAR HOY LO QUE EL PADRE NOS DA. No vale la pena desgastarnos tratando de lograr algo por lo que Dios ha pagado YA. ¡Ubícate y atrévete a aceptar que eres amado!

 

“Pero… pero… y más peros…”.

Si hay algo de lo que estamos en necesidad de vaciarnos es de la cantidad de “PEROs” que le ponemos a Dios para no dejarnos amar. Un niño sencillamente se DEJA QUERER Y PUNTO. Es increíble la resistencia que somos capaces de interponer frente al amor de Dios; bajar la guardia de nuestros razonamientos y argumentos nos resulta muchas veces tan difícil. Yo he descubierto vez tras vez, que a pesar del montón de errores y de incredulidad que en muchas ocasiones puedo encontrar dentro de mí, ¡Él me sigue amando! y conforme me atrevo a reconocer que Su amor no está sujeto a lo que fui antes, ni a lo que vivo en mis circunstancias presentes,   soy liberada y desarmada de temores y engaños que limitan mi existencia.

 

Ríndete y ven a Jesús como un niño

El amor de Dios es dinamita pura; es la carga que depositada en tu interior desatará la explosión de la transformación de tu ser en cualquier momento.  Ahora ¿dónde está el detonador de todo esto?  EN TU ELECCIÓN.  Puedes escoger rendirte ó seguir huyendo, permitir que te inunde ó rehusarte, aceptar que eres amado a pesar de tus fallas ó excusarte y culpar a otros.  Esto no tiene nada que ver con cuánto sabes de la Biblia, ni de cuántos años tienes de creyente, sino con tu decisión para ACEPTAR que Él te ama y que en Su agenda tú ocupas el primer lugar.  Tómate un minuto y ríndete ahí donde estás ahora. Acércate a Dios tal como un niño, sin prejuicios, sin vergüenzas, sin recelos y sin temores; lo que encontrarás es el corazón del Padre  esperando por ti. Sin lugar a dudas,¡Él no te rechazará!

No te conformes con solo decir “Dios me ama”. Sumérgete, empápate y comprueba personalmente EL PODER DE SU AMOR.

 

Lecturas sugeridas:

Mateo 18:1-3

Salmos 22:9

Jeremías 31:3

Juan 6:37

 

 

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

2 Responses to “El Poder de Su Amor”
  1. Liz Tinetti dice:

    :) Gloria a Dios por el Poder de Su Amor!!!! Justo hoy me resistia a vivir en su AMOR, tu sabes por las mil y una excusas que a veces nos inventamos, pero gracias a nuestro PAPA por su amor eterno!!! :) RECIBO TODO LO QUE HOY EL ME QUIERA DAR! amen!

  2. Tulis Rosas dice:

    Tengo la plena certeza que el amor del Padre es el mejor regalo que Él nos da!!!!!!!

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.