Soy La Buena Semilla

Recibe esta paz incomprensible

Cuando recibimos malas noticias es común sentirnos turbados y desorientados mientras procesamos lo que ocurre a nuestro alrededor. Decimos que es “humano” responder de esa forma. Sin embargo, hay una escena que viene a mi mente cuando medito en esto. Veo a Jesús dormir dentro de un barco que está a punto de naufragar debido a una terrible tormenta. En los momentos de crisis, Jesús podía descansar. ¡Y qué digo descansar…..! podía permanecer en un sueño tan profundo que ni el estruendo de los relámpagos, ni de las olas lo despertaban. Los discípulos acudieron a él gritando espantados: “Sálvanos que nos vamos a morir”.

Hace una semanas atrás recibí una “mala” noticia. Después de enterarme de lo sucedido, mi esposo y yo veníamos en el auto de regreso a casa. Él estaba preocupado porque sabía cuánto me dolía lo que estaba pasando. Fueron momentos de mucha incertidumbre en los que la mente nos hacía pensar lo peor. Sin embargo, de manera inexplicable en lo más profundo de mi corazón podía escuchar una voz que decía: “¡Cálmate, todo está bien!” En lugar de ponerme a llorar ó a tronarme los dedos, me invadió una sensación de relajamiento tan especial que me hacía sentir sueño. Recliné mi asiento hacia atrás y cerrando los ojos me abandoné en los brazos de mi Padre mientras disfrutaba de Su paz.

El resto de día no fue menos difícil, sin embargo permanecía esa sensación en mi corazón de estar “adormecida” pues mis emociones no corrían como humanamente podían estar respondiendo. Esa seguridad que Dios puso en mí guardó mi mente para hacerle frente a todas las cosas. El barco se sacudía con bastante fuerza, pero algo más fuerte que yo estaba operando en mi interior manifestándose en ese fruto que no podemos producir por esfuerzos humanos: LA PAZ DE DIOS.

PAZ no es tratar de controlarte.

Tú podrás hacer lo que quieras para estar calmado, pero sólo el Espíritu Santo dentro de ti puede producir verdadera paz. Muchas veces yo me he encontrado haciendo el esfuerzo de mantenerme entera ante una situación, y aunque de repente eso pareciera tener efecto, la realidad es que no dura por mucho tiempo….. ¡Finalmente termino reventando! Por lo anterior, si tú estás deseoso de conocer esto que hoy te comparto, es preciso que reconozcas que es Él, es Dios, es EL PADRE CELESTIAL quien puede quitar tu ansiedad, para darte no solo un rato de tranquilidad sino un estado de PAZ permanente.

Paz no es pretender que no pasa nada.

Disimular es posible, pero no es a lo que te ha llamado Dios. Él no quiere que nos pongamos la máscara de “aquí no pasa nada”. Estoy aprendiendo a decir: “Las cosas no van bien, pero Dios es más grande que mis problemas”, y no solo a expresarlo con mi boca, sino a llevar mi ser a ubicarse totalmente en esa realidad. Al día siguiente de la mala noticia que te platico, alguien entró a nuestra oficina y cuando nos vio dijo sorprendido: “Yo venía a expresarles cuánto siento lo que pasó pero me encuentro con que hasta contentos están”. ¿Se trata de guardar las apariencias? ¿A quién podemos engañar? ¡Dios todo lo conoce aún lo profundo del corazón! El dolor de lo sucedido fue grande, pero mayor es el consuelo que el Padre ha estado derramando sobre nosotros.

PAZ no es que producto de la autosugestión

Cuando Jesús estaba en aquel barco, Él no se desconectó de las circunstancias; mas bien permanecía conectado a la verdadera realidad: LA DE SU PADRE. Jesús sabía bien que su hora de morir no había llegado y estaba clarísimo respecto a la autoridad con la que estaba investido para reprender aún a la misma tempestad. Los discípulos no pueden contagiarle su pánico porque Él está de acuerdo con la voluntad de Dios. ¿Estas tú de acuerdo con lo que Él quiere de ti? ¿Vas a responder a los eventos como humano ó como hijo? ¿Vas a dejar que tus pensamientos se salgan de lo que Él te ha dicho?

Yo todavía no resuelvo el problema del que te cuento, pero ¿sabes qué? He decidido creerle a mi Papá y reconocer que esta guerra es de Dios. Una palabra de Jesús bastó para poner las inclemencias del tiempo en perfecto orden. ¿No podrá Él poner Su orden en mis circunstancias? Yo no voy a tomar el lugar de los discípulos escandalizados tratando de despertar al Maestro con sus “escenitas de terror”, voy a DORMIR como Jesús. He decidido conectarme a la realidad de Su Palabra en medio de esta tormenta. Él me ha dado Su naturaleza, Su autoridad y  esto que no comprendo pero que disfruto al máximo: ¡Su hermosa paz!

Mateo 8:22-27

Filipenses 4:7

Juan 14:27

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

2 Responses to “Recibe esta paz incomprensible”
  1. Carmen Orozco dice:

    Que bien Gloria a Dios!!!
    Y gracias por compartir esta experiencia con nosotros.

  2. Walter Fajardo dice:

    Gracias por compartir esta palabra de bendicion, al mismo tiempo deceo que el todo poderoso la saque a la tierra prometida. DIOS BEDIGA

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.