Soy La Buena Semilla

El embarazo en adolescentes, ¿una epidemia remediable?

“¡Estoy embarazada!… Mis papás me van a matar”. Esta es la frase que se repite con mayor frecuencia dentro de los cubículos de consejería que comparto con jovencitas entre los 15 y los 18 años que confirman la noticia de que están esperando un hijo. Mientras llevo a cabo la entrevista, encuentro un factor común en el 90% de estas chicas que llama mi atención: La relación entre padres e hijos está seriamente deteriorada ó ausente. Muchas de ellas me platican los detalles de la poca ó nula comunicación que tienen con sus progenitores y el escenario de una familia disfuncional emerge detrás de la presente situación.

Lo más difícil del caso, es que estas jovencitas tienden a seguir un esquema de varios embarazos posteriores a este sin haber cumplido siquiera los 20 años. El número de embarazos no deseados aumenta y con ello el índice de abortos. La pregunta que surge en mi mente es: ¿Y dónde están los padres de estas niñas? No digo esto de ninguna manera juzgándoles; yo misma soy mamá de dos chicas adolescentes quienes están creciendo y tomando sus propias decisiones cada día. Ver la distancia que existe entre las adolescentes embarazadas y sus padres me hace reflexionar y considerar qué estoy haciendo yo misma en casa.

La cara de la moneda que yo veo directamente es la que viven las mujeres, pues son ellas quienes acuden al Centro de Embarazos en busca de ayuda, pero ¿qué de los varones, padres de estos bebés? Ellos tiene su cuota de responsabilidad en el caso. El embarazo en adolescentes no se trata de un problema aislado, es un asunto complejo pero que tiene solución. Y es que en la actualidad existe una generación que ha perdido el sentido de dirección. Una de las razones es la carencia ó ausencia de modelos de conducta, esto es padres que ignoran ó pasan inadvertidos su verdadera responsabilidad.

Recuerdo que hace tiempo, leí un artículo que explicaba lo que sucede con la generación presente, en comparación con el estrés postraumático que sufren los elefantes. La nota señala que en Uganda, es cada vez mayor el número de elefantes que está bloqueando rutas, destruyendo asentamientos y atacando viviendas, aparentemente sin justificación o motivación alguna. Sin embargo los científicos después de indagar al respecto, concluyeron que algo sucedió en estos animales cuando la caza estaba en pleno auge en la década de los setenta y ochenta:

“Muchas manadas de elefantes quedaron huérfanas, sin madre y padre, y los jóvenes inexpertos se han transformado en una especie de «elefantes adolescentes delincuentes», lo suficientemente inteligentes como para vengarse. Cuando un cazador mata a una mamá elefante, lo hace sin tener en cuenta que está creando mucho dolor al resto de la familia elefantina, además de estimular un ciclo de violencia”. El estudio concluyó que ante la falta de los elefantes adultos más experimentados, los más jóvenes se vuelven más agresivos y suelen atacar a los humanos.

¿Puedes ver lo que sucede con los adolescentes de esta época? Cierro esta nota retomando la pregunta inicial: ¿Es esto una epidemia remediable? ¡NO es remediable pero SI es TRANSFORMABLE! El gobierno y las organizaciones pueden desarrollar todo tipo de campañas de prevención, de educación sexual, repartir métodos anti-conceptivos por doquier etc., a fin de tratar de evitar que más adolescentes se embaracen; sin embargo serán solo paliativos para curar una profunda llaga. ¿No están más bien los jóvenes buscando satisfacer la necesidad de identidad, seguridad y pertenencia a través del sexo? Estudios demuestran que las adolescentes que poseen una buena relación con sus padres, son menos propensas a quedar embarazadas a edades tempranas. ¿Puedes ver el lado de la cancha sobre el cual está la pelota?  Los padres tenemos una tarea pendiente que atender que espera por nosotros. Nuestros hijos son el mayor tesoro que el Creador está depositando en nuestras manos y aguarda porque abramos los ojos al enorme privilegio que nos concede. ¿Tú qué vas a hacer?

¡Sigueme en Facebook! Haz click aquí.

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.