Soy La Buena Semilla

Dios jamás te abandonará

¿Cómo responder cuando de repente tus planes cambian de manera que no esperabas? ¿Qué hacer frente a esas circunstancias que se salen de nuestro control? Estar preparado para enfrentar las contingencias con éxito es una de las virtudes del carácter que Dios está anhelando formar en cada uno de sus hijos. No se trata de que estemos a la expectativa de lo negativo, sino que tengamos  el aplomo y el temple  para permanecer inconmovibles en aquello que hemos creído, tal como Jesús, nuestro Hermano Mayor.

Se dice facil, pero vivir esta verdad es a veces un reto. Una cosa es decirle a Dios “Tus planes son mejores que los míos” y otra muy distinta es poder ponerlo en práctica, expresándole nuestra fe sin palabras. ¿Es Dios solo tu Dios cuando las cosas marchan como tú quieres? Son esos momentos de “prueba” en los que sale a relucir lo que hay verdaderamente en lo profundo de nuestro corazón y podemos decidir permitirle a Él intervenir en nuestras vidas.  Yo no sé qué estés pasando tú en este tiempo, pero a mí me cambiaron los planes por aquí súbitamente y he estado meditando esto que ahora te comparto. Considera estas tres preguntas:

1. ¿Estás dispuesto a permitir que Dios desarme tus expectativas para llenarte de las suyas?

Las circunstancias pueden tomarte por sorpresa a ti, pero a tu Padre Celestial jamás. Él sabe bien lo que anhelas, pero también conoce el tiempo perfecto para que estas cosas se vean realizadas en ti. De tal forma que, es preciso que  podamos sincronizar nuestra agenda interior, la agenda de nuestro corazón con la agenda del corazón de Dios. La vieja naturaleza que aún puede estar vigente en nosotros, NO será nunca la fuente de la cual Dios va a fluir para bendición y por esto es determinante que participemos voluntariamente en la transformación de nuestro ser.  El Padre te ha llamado para que seas Su hijo, y su propósito es que lo que hoy atraviesas resulte en que aprendas a pensar como HIJO, a sentir como un hijo de Dios siente y a responder como tal.  Deja los odres viejos atrás…. ¡Dios derrama vino nuevo en odres nuevos!

2. ¿Está tu corazón aferrado a la promesa ó al Dios de la promesa?

No me respondas a mí, medita esto con tu Padre y permítele a Él ayudarte a ver la realidad de tu interior. Quizá lo que te sucedió cae en la categoría de “¡ESO FUE INJUSTO!”, pero es precisamente ahí donde nuestra mente necesita renovarse. Piensa que si Dios lo prometió ¿quién lo va a estorbar? No hay poder humano que pueda interferir para que Él cumpla Su Palabra, pero tu incredulidad puede negarle a Él la oportunidad de intervenir en tu situación. No te inquietes ni te abrumes cuando te sientas provocado por las circunstancias.  ¡La fe se prueba con FUEGO! Haz a Dios responsable de tu ser y permite que Él se haga cargo de poner las cosas en Su lugar. Deja que tu Padre siga siendo tu Padre aún en aquello que no comprendes y no trates por tus propios medios de manipular que las cosas sucedan como tú pensabas. ¡Aquél que comenzó la buena obra en ti, es fiel para completarla!

3. ¿Estás dispuesto a mirar lo que hay detrás del muro ó seguirás lamentando lo que tienes frente a este?

Te aseguro que estas últimas semanas me han dado muchas razones para sentarme de este lado de la barda y hacer de esto el muro de mis lamentos; pero he decidido no quedarme ahí por nada. Esa actitud no corresponde a mi identidad, no tiene nada que ver con mi naturaleza en Dios y no voy a participar de negarle a mi Padre la ocasión para que intervenga sobrenaturalmente ordenando mis pasos. ¡Le doy gracias a Dios por Sus planes que son mejores que los míos! No le doy gracias POR lo que pasó, le doy gracias EN MEDIO DE LO QUE ME SUCEDE por todas las maravillas que Él ha hecho y que seguirá haciendo. ¡Esta convicción me ha llenado de SU GOZO y ha sido la fuente de mi FORTALEZA! Recuerda que Dios no prometió darnos la explicación de todo lo que nos ocurre, pero sí ha dado Su Palabra para que cuales sean las circunstancias, estas trabajen para nuestro bien.

Te animo a que le expreses a Dios esto que yo misma le he dicho ya:

“Padre, gracias por amarme tanto y jamás abandonarme en los tiempos de prueba, aún a pesar de mis fallas y mis errores. Es un gozo darme cuenta de que no son mis sentimientos ni las circunstancias los que dictan mi relación contigo sino la Verdad de quien yo soy en ti. Hoy decido CREERTE y me vacío de todo indicio de incredulidad y temor en mi corazón para descubrir lo que has preparado para mí. Me presto para que tu Gobierno se establezca  y sea hecha en MÍ tu voluntad. En Jesús. Amén.”

Lecturas sugeridas:atardecermaravilloso

Isaías 43:13

1a. Pedro 1:6-8

2a. Timoteo 2:12-14

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

One Response to “Dios jamás te abandonará”
  1. Arturo Guerrero dice:

    Eres una Bendición esto que escribiste en tu blog. No tengo dudas de que vino directamente a mi vida. Dios te utilizo para que lo revelaras y fuera de edificación para mí.
    Me sorprende tu sabiduría adquirida en medio de las pruebas y que ahora la utilices para edificar a otros. Es un ministerio precioso y te exhorto a que continúes, es hermoso ver mujeres al servicio de Dios.

    Bendiciones Mil !!!

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.