Soy La Buena Semilla

Diga el débil: ¡Fuerte soy!

Estos últimos meses han sido una etapa interesante de mi vida en la que semana a semana se han presentado por lo menos una situación extrema, que ha representado una enorme demanda de fe, oración y porqué no, de mucho esfuerzo. Cuando estas temporadas se extienden por periodos prolongados, uno llega a sentir que se agota la reserva de energías y que ya no hay más de dónde echar mano para poder continuar. ¿Cómo seguir adelante cuando has perdido la fuerza?

Ayer por la mañana mientras hablaba con mi Padre sobre este asunto, vino esta Palabra a mi mente transformando mi perspectiva y renovando mi interior para moverme a la siguiente etapa:

‎”Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros”. Romanos 8:11

¿Puedes darte cuenta de la clase de poder que el Espíritu Santo morando dentro de nosotros es? ¡Es ni más ni menos la fuerza que levantó de los muertos a Jesús, y ahora está disponible para ti y para mí! De tal forma, que hay una provisión divina y sobrenatural para nosotros cuando pasamos por esos momentos en que nos sentimos desmayar. Ahora, ¿Cómo activamos esta promesa en nuestra vida para hacerla realidad? Ahí te va lo que hoy estoy aprendiendo:

1. Desiste de sobreponerte al cansancio por tus propios medios.

Si estás experimentando desgaste en tu interior es preciso entender que no hay poder humano que pueda arreglar de manera permanente y efectiva la situación. Dios te creó y sabe bien cómo restaurarte. Mientras sigas tratando de salir de ahí, el cansancio va a retomar terreno en tu interior. ¡Ríndete  y reconoce que TU PADRE PUEDE!

2. Prepárate para ser renovado.

Si comparamos el desgaste de nuestro ser, con el que sufren las llantas de un vehículo, podemos decir que Dios no está interesado en parcharlas o ponerte un repuesto temporal; Él ha prometido reemplazarlas, ponerlas totalmente nuevas y de la mejor calidad. Su compromiso contigo es que serás vivificado por Su Espíritu, tú solo tienes que disponerte a creer y recibir esta verdad en tu corazón.

3. Descansa y reposa en Dios.

No menosprecies el poder que habita en tu interior. ¿De qué tamaño es la fuerza de Dios? ¡Ese poder sobrenatural está depositado en ti para asegurar tu victoria! Si la muerte no pudo detener a Jesús en la tumba, tampoco esas presiones van a retenerte para que el propósito de Dios sea cumplido en tu vida. Aprópiate de esta verdad y decláralo con todo tu corazón: “¡Fuerte soy en TI!”

¡Tu Padre está listo para renovar y regenerar todo tu ser! No pases un minuto más en el desgaste y sé vivificado.

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

One Response to “Diga el débil: ¡Fuerte soy!”
  1. Liz Tinetti dice:

    Amen!!! Magno, a mi tambien me ha tocado aprender algo de lo mismo y puedo ver que como tu dices siempre, esto solo es para lanzarme a una plataforma mas alta en mi vida :) GLORIA A DIOS!!!

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.