Soy La Buena Semilla

¿Ejercitando Paciencia?

“Entre más me esfuerzo por ser paciente, más irritable resulto ser…”, decía Carlos después de una conversación con su hijo adolescente. Existen muchos detonadores que agotan la reserva de paciencia que cada quien tenemos, y pues cuando alguien oprime el “botón” que nos provoca, termina muchas veces reventando la cosa. ¿Alguna vez te has visto ahí? Déjame platicarte lo que estoy aprendiendo con respecto a cómo desarrollar este importante aspecto en nuestra vida cotidiana.

1o. Entiende el significado de paciencia. Esto no es capacidad de aguante, ni tampoco tener la “sangre de atole”; es el carácter habilitado para permanecer creyendo activamente lo que dice Dios. Pensemos en una mujer que anhela tener un hijo y finalmente el médico confirma su embarazo. Ella comienza preparativos, cuidados alimenticios, control pre-natal, etc., actuando en base a lo que creyó de su doctor, aun cuando ni siquiera tiene crecido el vientre. Así sobrelleva toda clase de incomodidades, malestares y dolor; ella tiene la certidumbre de que se convertirá en madre. Esta espera paciente no implica inactividad o negligencia; mas bien una acción que proviene de la certeza de que una vida se desarrolla en su vientre. ¡De esta manera sobrepasa lo que sea hasta dar a luz a su bebé! ¿Es así como esperas lo que Dios te ha prometido?

2o. Contempla en las provocaciones una oportunidad. Mientras veas en las rabietas de tus hijos un dolor de cabeza, en ese jefe difícil el obstáculo para tu ascenso, en la desorganización de tu cónyuge una debilidad insuperable, en la economía inestable tu mayor desgracia, etc., estarás encerrado en la cárcel de la irritabilidad y desesperación. Aunque intentes disimular, serás susceptible a menos que definas que los elementos que te provocan son nada menos y nada más que UNA OPORTUNIDAD PARA TU CRECIMIENTO. Tienes frente a ti la opción para desarrollar carácter y hacer a un lado la frustración. ¡Tú eliges! Deja de intentar cambiar a la gente y a tus circunstancias.. ¡Y acepta participar con Dios en el proceso de tu transformación!

3o. Relájate y ejerce la entereza que Dios ha depositado en tu ser. Dentro de tu corazón existe una fábrica de paciencia por el Espíritu Santo que está en ti. ¡Qué descanso saber que no nos toca a nosotros producirla! Esa fábrica entra en operación cuando nuestra fe es puesta a prueba. De tal forma, que esa promesa aún no cumplida que según nosotros tenemos como tardanza, tiene el objetivo de realizar una obra completa en nuestra vida: Que seamos HIJOS. ¿Vas a permitir que eso suceda en ti? Sí, las dudas, la incertidumbre, las contrariedades aparecerán en la escena, sometiendo tu fe a las altas temperaturas, pero dependerá de tu respuesta,  de que tú aceptes tomar lo que tu Padre te ha provisto, para desatar la producción masiva de paciencia en tu ser.

¿Estás dispuesto a asumir esta espera paciente en los tiempos que ahora atraviesas? Comparte con nosotros cuáles son tus retos en esta área y cómo has buscado sobrepasarlos.

“Entre más me esfuerzo por ser paciente, más irritable resulto ser…”, decía Carlos después de una conversación con su hijo adolescente. Existen muchos detonadores que agotan la reserva de paciencia que cada quien tenemos, y pues cuando alguien oprime el “botón” que nos provoca, termina muchas veces reventando la cosa. ¿Alguna vez te has visto ahí? Déjame platicarte lo que estoy aprendiendo con respecto a cómo desarrollar este importante aspecto en las actividades cotidianas.

1o. Entiende el significado de paciencia. Esto no es capacidad de aguante, ni tampoco tener la “sangre de atole”; es el carácter habilitado para permanecer creyendo activamente lo que dice Dios. Pensemos en una mujer que anhela tener un hijo y finalmente el médico confirma su embarazo. Ella comienza preparativos, cuidados alimenticios, control pre-natal, etc., actuando en base a lo que creyó de su doctor, aun cuando ni siquiera tiene crecido el vientre.Así sobrelleva toda clase de incomodidades, malestares y dolor; ella tiene la certidumbre de que se convertirá en madre. Esta espera paciente no implica inactividad o negligencia; mas bien una acción que proviene de la certeza de que una vida se desarrolla en su vientre. ¡De esta manera sobrepasa lo que sea hasta dar a luz a su bebé! ¿Es así como esperas lo que Dios te ha prometido?

2o. Contempla en las provocaciones una oportunidad. Mientras veas en las rabietas de tus hijos un dolor de cabeza, en ese jefe difícil el obstáculo para tu ascenso, en la desorganización de tu cónyuge una debilidad insuperable, en la economía inestable tu mayor desgracia, etc., estarás encerrado en la cárcel de la irritabilidad y desesperación. Aunque intentes disimular, serás susceptible a menos que definas que los elementos que te provocan son nada menos y nada más que UNA OPORTUNIDAD PARA TU CRECIMIENTO. Tienes frente a ti la opción para desarrollar carácter y hacer a un lado la frustración. ¡Tú eliges! Deja de intentar cambiar a la gente y a tus circunstancias.. ¡Y acepta participar con Dios en el proceso de tu transformación!

3o. Relájate y ejerce la entereza que Dios ha depositado en tu ser. Dentro de tu corazón existe una fábrica de paciencia por el Espíritu Santo que está en ti. ¡Qué descanso saber que no nos toca a nosotros producirla! Esa fábrica entra en operación cuando nuestra fe es puesta a prueba. De tal forma, que esa promesa aún no cumplida que según nosotros tenemos como tardanza,tiene el objetivo de realizar una obra completa en nuestra vida: Que seamos HIJOS. ¿Vas a permitir que eso suceda en ti? Sí, las dudas, la incertidumbre, las contrariedades aparecerán en la escena, sometiendo tu fe a las altas temperaturas, pero tu respuesta a esos aspectos dependerá de ti, estará sujeta a que tú aceptes tomar lo que tu Padre te ha provisto. ¡Comprueba hoy mismo que es posible desatar esa producción masiva de paciencia en tu ser!

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

One Response to “¿Ejercitando Paciencia?”
  1. henry fernandez dice:

    ES una bendicion poder encontrar mensages que te den una esperanza dia con dia me lleno mucho poder leer ese mensaje tan hermoso y lleno de sabiduria para enfrentar las luchas y situasiones de estres en las que muchas veses no sabemos que hacer Bendiciones.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.