Soy La Buena Semilla

¡Auxilio….Camino cerrado!

¿Que te han dicho que el cáncer que padeciste años atrás parece haber regresado? ¿Qué te aquejan nuevamente los síntomas cuando Dios te había sanado? ¿Que las cosas no resultaron de acuerdo a lo que estabas orando? Hay momentos en nuestra vida en que recibimos noticias como estas y  de repente nos sentimos confundidos atrapados en un camino cerrado. Las cosas parecían ir bien pero cuando la carreta se atora, nos cuesta trabajo distinguir cómo responder a este tipo de provocaciones y no vemos la salida.

Hace unos años me ví en circunstancias como estas cuando después de pasar por una cirugía de emergencia,  fui advertida por mi ginecólogo que de presentarse nuevamente los síntomas, tendría que correr al hospital sin preguntar, para ser sometida a otra operación.  Y no solo esto, según el diagnóstico que recibí, mi vida sería así. Tendría que cuidarme y vivir siempre corriendo los mismos riesgos. Una noche mientras dormía, ocurrió algo que me retó a creerle a Dios con respecto a mi sanidad. En mis sueños, un grupo de mujeres oraban por mí declarando salud sobre mi condición. ¡Ellas creían con tanta fe lo que estaban pidiendo! Cuando desperté, me di cuenta que estaba soñando pero me quedé en mi cama recibiendo y aceptando salud para mi vida.

Las semanas pasaron y un día los síntomas parecían presentarse de nuevo. La experiencia de la cirugía que ya había tenido no era nada agradable y de ninguna forma quería pasar por eso otra vez.  Sabía que tenía que hacer algo pero ¿cómo iba a enfrentar esto? Ese es el punto. El temor y la incertidumbre golpeaban a mi puerta sin embargo esa tarde una paz sobrenatural llenó mi corazón. Había determinado pararme en FE y esa “encrucijada” era el momento para ejercitar lo que había creido. Estas tres verdades alumbraron mi corazón en esos momentos:

1º. Dios es fiel : Si Dios me había guardado de la muerte y me había mostrado sus cuidados ¿no guardaría mi vida esta vez?  ¡Mil veces me ha comprobado que estoy rodeada de su fidelidad….! ¿No cumplirá ahora lo que ha prometido? ¡El no puede negarse a sí mismo! En otras palabras, Él no es de las personas que dicen: “Fíjate que siempre no”.

2º. Dios es responsable de mí: Él no deja las cosas a medias como muchas veces nosotros lo hacemos.  Él completa la obra que ha iniciado en nosotros, si así se lo permitimos.  Él es Alfa y Omega, Principio y Fin, el Primero y el Último. Dios es un experto en cerrar exitosamente los ciclos que ha iniciado en sus hijos, y abrir nuevos para nosotros en Su tiempo.  ¿Cómo dudar ahora de su amor y sus promesas?

3º. Dios es MI Dios. Si lo he reconocido a Él como mi Padre y Él está conformando en mí a una hija suya, tengo dentro de mí capacidad y poder para responder como Él a esta condición; de tal forma que mis pensamientos, sentimientos y decisiones le honren en todo momento. Puedo actuar en unidad con Él y saber que así tengo asegurada la victoria.

Recuerdo que esa tarde le informé a mi esposo sobre mi estado. Sin alarmarme le dije que visitaría al doctor hasta la mañana siguiente. Inexplicablemente pude dormir bien esa noche.  Ese día me levanté para asistir a mi cita de manera normal en lugar de salir desesperada rumbo al hospital. Durante la revisión, mi  médico me hizo notar que los síntomas correspondían al período normal de las mujeres y no al mal que me aquejaba. Déjame decirte que han pasado diez años desde entonces, y jamás he vuelto a padecer de aquella condición. Me han revisado varios ginecólogos y todos han dicho que estoy perfectamente sana. Ninguno puede encontrar ni siquiera indicios de aquello que alguna vez padecí. ¡Este es el Dios que yo conozco! El que hace camino en el desierto y convierte en manaderos de aguas el sequedal.

No existen caminos cerrados para los que somos HIJOS, sino vallas para saltar, no en nuestras fuerzas sino en Su poder. Esa encrucijada no es mas que la oportunidades para comprobar más y más la gloria de Dios que habita en ti.  Yo no sé cuál sea la situación que tú atraviesas ahora, pero sin duda alguna, Él está listo para intervenir tal y como lo hizo conmigo. ¿Le permitirás obrar en tu corazón hoy? ¡Dios es fiel!

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

One Response to “¡Auxilio….Camino cerrado!”
  1. jaemzz dice:

    Wooowww buena palabra de Dios, solo tenemos que poner toda nuestra Fe en Nuestro Padre y el respondera.
    Gloria a Dios en las alturas.
    Amén

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.