Soy La Buena Semilla

La Fórmula del Perdón

¡Qué maravilloso es reconocer que todas nuestras faltas y ofensas han sido pagadas por Cristo! Cuando somos conscientes de esta realidad simplemente no podemos ser los mismos. Su perdón es TOTAL en el corazón de aquel que lo recibe; a sus ojos nadie está “medio perdonado.” Sin embargo, ¿te has sentido así alguna vez? Ponemos archivos en el corazón bajo la categoría de “difíciles de perdonar” y el dolor, los recuerdos, las preguntas se mantienen latentes deteriorando nuestro presente y limitando nuestro futuro. ¿Qué hacer cuando hemos hecho todo lo posible por olvidar lo que sucedió y no lo logramos? Permíteme compartir contigo cómo apliqué la fórmula del perdón cuando pasé por una etapa muy difícil en la que me sentí defraudada y dolida. Este proceso de Dios ha resultado en libertad y restauración para mi vida que hoy también tú puedes poseer:

1º. Reconoce que Eres Perdonado. Nadie puede dar lo que no tiene. Por lo tanto, primero necesitas reconocer la dimensión del perdón que Dios te ha dado y recibirlo conscientemente en tu corazón. Mientras sigas viendo que las ofensas que otros han cometido contra ti, son mas grandes que las faltas  en las que tú mismo has incurrido, estarás sumergido en el terreno de la culpabilidad y amargura, que como arenas movedizas te irán tragando. En el otro extremo, pudieras estar mirando que tus fallas han sido tan grandes, que no hay remedio disponible para ti; este engaño te arrastra a la zona de la condenación, y difícilmente resistirás su fuerza a menos que te atrevas a recibir perdón. Para Dios, el pecado no tiene colores ó tamaños, de tal forma que tus fallas, tus errores no son ni más ni menos graves que los que tus ofensores han hecho contra ti. Su perdón ha cubierto no solo tus pecados, sino también los de todo el mundo, esto incluye eso tan grave que hiciste o que te hicieron. Por lo tanto, Dios quiere que puedas ver que no es el daño que te causaron lo que define tu identidad ó tu condición, sino el precio pagado en la cruz, el amor incondicional de Cristo en su sacificio y la gracia provista para ti. ¡Has sido liberado de tus deudas!!! ¿Aceptarás su perdón para ti? ¿Estás dispuesto a aplicar perdón a las ofensas que has recibido?

2º. Descubre los beneficios escondidos detrás de las ofensas. No hay absolutamente nada que Dios no pueda convertir en una fuente de bendición para aquellos que le aman. Sin importar la clase de daño que hayas vivido, esa es su promesa y Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él está determinado a transformar tu lamento en baile, si tú se lo permites. Identifícate como su hijo y deja a un lado el papel de víctima o victimario, porque ubicado ahí comprobarás el río de consuelo y gracia que puede resultar de lo que ahora para ti son solo cenizas. ¿Recuerdas cuando José fue vendido com esclavo por sus mismos hermanos? Años más tarde, cuando ellos se reencuentran y José tiene en sus manos la oportunidad de venganza, en lugar de recriminarles sus acciones, él les declara lo siguiente: “Ustedes pensaron el mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo”. (Gén. 50:20) ¡Qué ejemplo tan claro de un enorme daño transformado en gloria y bendición!!! Cuando yo pasaba por aquellos momentos de tanta confusión y dejé de preguntar porqué, comencé a visualizar un panorama totalmente distinto para mí. Encontré un oasis en el desierto y comprendí que esa etapa no era el final sino el inicio de una nueva llena de oportunidades para mi crecimiento. Ahora doy gracias a Dios porque de no haber sido por aquel “camino cerrado”, jamás hubiera descubierto las maravillas que ahora me permite ver en mi vida y en mi familia.

3º. Establece una decisión consistente. Ninguno de los pasos anteriores producirá sus efectos si no te anclas en permanecer viviendo su perdón a pesar de lo que dictan tus sentimientos o tus memorias. Las preguntas van a continuar en tu mente y el dolor en tu corazón, pero si echas mano de la gracia que Dios te da, basado en que el perdón es una decisión, recibirás la sanidad y restauración para dejar el pasado en el pasado. El perdón es como el encendido de un auto que pone en marcha el motor para desplazarte hacia aquello que Dios preparó para ti. El perdón no es la meta, sino el punto de partida. Si conduces mirando por el espejo retrovisor (reviviendo el pasado), vas a terminar por estrellarte; sin embargo si conduces con tus ojos al frente (puestos en Jesús), comprobarás que Dios es poderoso para darte un corazón nuevo. Para ayudarme a permanecer en mi decisión de perdón, he utilizado “un diario” (journal) como herramienta para desahogar las luchas, registrar mis avances y ayudarme a recordar lo que Dios ha prometido para mí. No escribo en él todos los días, pero este ejercicio ha sido un espacio de enorme provecho para poder ser consistente en el proceso hasta llegar a este día en el que puedo declarar que ¡Dios ha restaurado mi corazón!!!!

Para que recuerdes con facilidad lo dicho anteriormente, esta es la manera en la que expreso la fórmula del perdón utlizando símbolos matemáticos:

Soy Perdonado +  Descubro Beneficios =       LIBERTAD ABSOLUTA

Decisión Consistente

Déjanos saber tus comentarios.  ¿Porqué crees que nos resulta tan difícil perdonar a otros? ¿Tienes alguna experiencia ó testimonio que compartir con respecto al perdón?

= LIBERTAD ABSOLUTA

Soy Perdonado + Descubro Beneficios

Decisión Consistente

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

5 Responses to “La Fórmula del Perdón”
  1. FELIX & MARY ROMAN dice:

    MAGNO, DIOS CONTINUE BENDICIENDO TU VIDA, FAMILIA Y MINISTERIO. GRACIAS POR COMPARTIR LO QUE EL SENOR TE DA. PARA NOSOTROS ES DE GRANDE BENDICION Y DAMOS DE GRACIA LO QUE HEMOS RECIBIDO DE GRACIA. ADELANTE SIN DESMALLAR. BENDICIONES.

    • Magnolia Beristain dice:

      Felix & Mary, gracias a ambos por visitar este espacio y por su comentario que recibo de parte del Señor. Saludos y bendiciones.

  2. liliana vicentela dice:

    Gracias Magnolia por tan lindo tema , es tan importante perdonar, lo comprendi, y estoy recordando en mi lista quien sigue, me copie la formula matematica. Que el Señor te bendiga siempre tambien a tu familia . muchos abrazos y besos.

  3. Nancy dice:

    Gracias por ayudarnos a descubrir la libertad del perdòn, me gustaria saber màs de ejemplos pràcticos reales de còmo lo han hecho en diferentes situaciones. Doy gracias a Dios por la respuesta a un anhelo escrito en mi corazòn.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.