Soy La Buena Semilla

La Mujer Superlativa (VI) : Realización y Plenitud

En estos días, los medios de comunicación están abordando un tema controversial que llama mi atención. La pregunta es:  ¿Quiénes son más felices… los hombres ó las mujeres? En un artículo del New York Times leía que  las mujeres en la actualidad, a pesar de tantos esfuerzos buscando superación y paridad con el sexo masculino,     no logran sentirse realizadas y se sumen  lentamente en la desesperación.  Estas conclusiones están basadas en resultados  obtenidos por  la General Social Survey, quienes monitorearon el estado de ánimo de los americanos desde 1972 hasta la fecha;  el estudio arroja   que las mujeres están volviéndose cada vez más y más depresivas, mientras que los hombres son más felices.  La nota dice además que,  aunque las mujeres comienzan las primeras épocas de la vida sintiendo mayor satisfacción personal que los hombres, conforme pasan los años, tienden a perder esa dicha gradualmente. ¿Qué está sucendiendo con esto me preguntaba al leer la nota? ¿Por qué las mujeres se están hundiendo en el hoyo de la tristeza? Si el estado civil, transfondo étnico, nivel económico, el ser madre o país en el que viven, no representa un factor que determine la decadencia de la felicidad femenina, ¿cuál es el verdadero problema? La realidad es que la luz de alarma está encendida, si consideramos el hecho de que casi un cuarto de la población de mujeres hispanas  toman andidepresivos  para tratar de encontrar alivio y sobrellevar los retos que enfrentan.

Happy Girl on computer

Dios desea que tú seas una mujer plena

Es cierto que en hay momentos en la vida, tanto de hombres como de  mujeres, que sentimos que nos “aprieta el zapato” y las circunstancias nos parecen como una carretera en la que conducimos de noche y con la peor  de las neblinas; sin embargo, no podemos quitar del panorama que Dios tiene planes para nosotros, y esos planes son de bienestar para sus hijos a fin de darnos un futuro y una esperanza (Jer. 29:11).   ¿Te das cuenta? ¡Él anhela que tú vivas en plena satisfacción personal! Ahora, con respecto a la mujer en particular señala en Proverbios 31 que:  La mujer virtuosa…. se ciñe de dignidad y fortaleza; y se ríe de lo porvenir (Prov. 31:25).   Como puedes ver,  Dios dice que ella puede sonreir en su situación presente y hacia los eventos futuros que cada etapa de la vida le presenta. ¿Porqué?  Porque su plenitud es producto del gozo,   una constante que proviene de la abundancia con la que Dios le satisface y no de  la felicidad,  una emoción pasajera producida por las circunstancias. De esta forma,  la mujer superlativa es una fuente  inagotable de agua viva, que fluye de su interior para bendición a muchos. Su andar y su destino están trazados fielmente por su Creador, el cual ha prometido que:  “la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto”.   Yo me maravillo al entender cómo Dios ha puesto a nuestra disposición la clave para que  seamos esa mujer superlativa, que vive completa, segura y en contentamiento creciente en todo lo que ella es y realiza.

El motor de la verdadera realización

Mientras los expertos  debaten el asunto de la felicidad fememina y se complican la vida con argumentos,  de si esta depende de cómo  vemos el vaso ( medio lleno o medio vacío), detengámonos a considerar lo que Dios establece al respecto. Su propósito es que sin importar la condición en la que hoy estás, poseas la plenitud que Él ha dispuesto para tu vida. Por lo tanto, veamos cómo la mujer virtuosa activa esta verdad en su ser. La Escritura dice: “Dignidad y fortaleza son su vestidura”. Estas dos características constituyen el terreno sobre la cual ella está plantada. Lo importante aquí es que comprendamos el significado correcto de estas palabras, que en nuestro vocablo difieren enormemente del lenguaje de Dios.

Dignidad, el nombramiento  supremo.

Primero, entendamos que dignidad no tiene nada que ver con “ser merecedoras” de algo ó con el tratar de darnos “nuestro lugar” defendiendo nuestros derechos. La dignidad de una mujer reside en que se nos ha concedido la investidura más alta sobre toda la creación. El Salmo 8 dice: “….. le has hecho (al hombre ó mujer) un poco menor que los ángeles, y lo coronas de gloria y majestad.” Este nombramiento de semejante honor,  Dios no dice que nos lo esté dando por nuestros méritos, esfuerzos ó buena conducta; a Él le plació darnos ese lugar por que nós amó incondicionalmente.  Con gloria y majestad hemos sido coronadas, pero ¿estamos dispuestas a aceptar la posición que Él nos ha concedido? Nos diseñó a su imagen  y todo cuanto él hizo lo puso bajo nuestros pies.  Fue por la grandeza de su amor, que Dios nos hizo ser algo más que simplemente gente que toma parte en su reino.   Por lo tanto,  nos insta a que abramos los ojos al llamado que ha hecho para nosotras: Que seamos sus hijas.  “Miren cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios..” 1a Juan 3:1

exito

¡Acepta el sitio de honor que se te ha concedido!

Es ubicadas en esta posición de hijas, que trabajamos, estudiamos, cuidamos de nuestras familias, servimos a otros, emprendemos negocios, etc; y obtenemos verdadera satisfacción.  Nota el hecho de que es por lo que  SOMOS en Él, que tenemos el poder para llevar a cabo nuestras actividades y alcanzar éxito. ¡Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece!  Por el contrario,  cuando hacemos nuestras labores buscando alcanzar un lugar de respeto,  tratando de convencer  a otros de que somos importantes y  deshaciéndonos por comprobar que somos capaces, el resultado será  la experiencia de un vacío cada vez mayor .   Es preciso reconocer que ¡ya nos ha sido dado un sitio de honra por nuestro Padre Celestial que nos habilita para el éxito!

Este proceso inicia cuando conscientemente aceptas que eres hija de Dios y decides  tratarte a ti misma con la dignidad con la que el Padre te ha investido.  Deja de esperar a que otros inicien por ti este paso, porque no sucederá.  Necesitamos despertar al hecho de que  la historia de nuestra vida,  nuestro pasado, NO determina la medida de respeto que merecemos,  sino la gloria con la que Dios nos ha coronado.  Permite que tu mente sea renovada con Su verdad y el resultado de la transformación que verás en ti será  ¡una mujer que vive al máximo cada etapa de su vida  y puede reirse de lo porvenir porque está investida con dignidad!  Continuaremos hablando cómo hacer esto realidad en ti en la siguiente nota…. ¡No te la pierdas!

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

4 Responses to “La Mujer Superlativa (VI) : Realización y Plenitud”
  1. Liza Tinetti dice:

    A mi me costo borrar mi disco duro y entender esta verdad y hacerla mia… a veces, tengo que resetear mi cerebro para recordarme de esto, que EL me escogio como SU hija y que EL es quien me ha hecho digna, gloria a Dios por su AMOR fiel que me permite vivir en victoria.

    • Magnolia Beristain dice:

      Precisamente Liza, el proceso por el cual nos apropiamos de esta verdad es por la renovación de nuestro entendimiento. ¡Así es como somos transformadas! Y de esta forma somos HECHAS hijas suyas. Él ha provisto todo; nos toca a nosotros participar de esto, disponiéndonos a aceptar, creer y recibir Su verdad. ¡Bendito sea Dios que esto no es producto de nuestros esfuerzos!!! sino mas bien un divino sistema administrado por el Espíritu Santo quien está a cargo de traer convicción, presentar evidencia, y dar testimonio a nuestro ser de que SOMOS HIJOS!!!!!!

  2. Zulema Roldan dice:

    Siii!!! yo acepto :) Este sitio de honor que El me dió viviendo diario en la realidad de su inmenso amor y misericordia que tuvo por mi, que sólo a traves de ese sacrificio soy perfecta, digna y estoy siendo transformada de gloria en gloria y tengo la mente de Cristo!! Es una bendición como siempre Magno leer estas verdades a traves de ti que eres una persona tan especial para mi porque siempre reflejas a Dios en todo lo que haces!!! Que Dios te siga usando para impactar las vidas de muchas personas al rededor del mundo!!!

    • Magnolia Beristain dice:

      Conforme te dispones a recibir esa verdad Zule y te paras firme en la dignidad con la que tu Padre te ha investido estás participando del proceso de transformación, comprobando más y más el asunto de que eres HIJA y por lo tanto, heredera con Cristo. De esta forma se desarrolla la mujer superlativa que Dios sembró en ti. Gracias a Dios por lo que Él te está mostrando!!!!!! Que la gloria que reflejamos los hijos de Dios en donde estamos plantados, sea cada vez evidente y se extienda llenando la tierra, como las aguas cubren el mar.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.