Soy La Buena Semilla

La Mujer Superlativa (II) : Una Mujer en Transformación.

Proverbios 31: 10-30

Recuerdo que las primeras veces que leí Proverbios 31 y veía todas las cualidades de la mujer virtuosa, me preguntaba: “¿Y dónde existe una mujer como esta?” Pensaba en algunas mujeres de la Biblia como Ester, Ana, Rut, María, etc., considerando que ellas sí tenían con qué llenar el molde, mientras que yo  me sentía no contar con esa misma capacidad o estar a su mismo nivel. Como cualquier mujer, comencé con las comparaciones. Entre las deficiencias que podía ver en mí y las virtudes de esa mujer para mí existía un gran abismo.  Dios sabe bien que es fácil para nosotras sentirnos lejos y ajenas a esa descripción de mujer virtuosa; de tal forma que para llevarnos a comprobar ese modelo como una realidad en nuestra vida, Él no nos da consejos para mejorar nuestra auto-estima ni tampoco recursos de superación personal para que alcancemos balance emocional. ¡Él ha provisto el camino que hace posible nuestra transformación! Por eso, quiero compartir contigo en esta nota, cómo podemos desarrollar “la mujer virtuosa” que Dios diseñó para nuestra vida.

La Escritura dice: “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima soprepasa largamente a la de las piedras preciosas.” (Prov. 31:10) Cuando Dios nos pregunta: “¿Quién puede hallar a la mujer virtuosa?” Él lo hace porque tú y yo podemos pasarnos la vida completa tratando de encontrarla en algún sitio del mundo, para terminar dándonos cuenta de que está mas cerca de lo que podemos imaginar. Esto es, porque cuando recibes a Jesús en tu corazón, Dios siembra en ti Su semilla (1ª. Pedro 1:23). Esta semilla contiene la vida y naturaleza del Padre Celestial, lo cual incluye las características de “la mujer virtuosa” descritas en Proverbios 31. ¡Eres hija de Dios y su ADN está dentro de ti! Por lo tanto, es preciso que puedas identificar que este modelo de identidad ha sido depositado en tu interior. Probablemente la opinión de la gente, las circunstancias, las debilidades que tú ves en ti misma no coincidan con este hallazgo, pero tu disposición a creer es el botón que activa que inicie el proceso de desarrollo de esta mujer virtuosa en tu ser.

Nadie puede dar este paso de fe en tu lugar. Si tú puedes ver a la mujer virtuosa en ti, comenzarás a caminar desarrollando sus características. Por eso la Escritura establece que como piensa la mujer de sí misma, así es ella. (Proverbios 23:7). Es importante que entiendas que el que la semilla de ese modelo esté en tu interior, no significa que tú ya tienes todas y cada una de las características desarrolladas. Como cuando plantas una semilla de naranja en la tierra, por el simple hecho de sembrarla no quiere decir que ya podemos comer de sus frutos; pero si la cultivamos y esperamos con paciencia, con toda certeza veremos a ese árbol reverdecer y fructificar. No te preocupes ni comas ansias. Si en este punto nadie mas puede ver a la mujer virtuosa que hay en ti, piensa que Dios la está mirando ahora mismo y tú estás de acuerdo con Él creyendo que Su Palabra es verdad. ¡Con esto basta y sobra para arrancar el proceso de tu transformación!

La semilla de Dios está en tu corazón y eso hace una enorme diferencia. Dios no está pidiéndote que tú veas cómo le haces por ti misma para cambiar y llegar a ser la mujer virtuosa. Él no te pide que le eches ganas, Dios quiere que tomes el reto de creerle y recibir Su verdad. Intentar cambiar por tus propios esfuerzos, solo producirá que te sientas frustrada y desgastada cuando te enfrentes con que los viejos hábitos regresan y sigues siendo la misma de siempre. Por lo tanto, tu trabajo consiste en disponerte a recibir lo que El dice de ti: Eres Su hija. Este paso implica deshacernos de aquellos “disfraces” y “máscaras” que hemos usado para pretender SER mujeres de éxito. La mujer virtuosa no vive de las apariencias, sino del fruto que se produce por la transformación que Dios realiza en su vida. Cada situación que enfrenta, es únicamente la oportunidad para que más del carácter de Su Padre siga desarrollando en su ser.

Mi pregunta en este punto es: ¿Qué te impide encontrar a la mujer virtuosa que Dios ha puesto en ti? Auto-compasión, incredulidad, orgullo, amargura,…… Sea cual sea la razón, hoy puedes rendirla a tu Padre y permitir así que Él te transforme. No hay obstáculo lo suficientemente grande que pueda estorbar el que compruebes que el modelo de la mujer virtuosa puede ser una realidad en tu vida, excepto el que tú misma rehuses aceptar su propuesta. Dios te ama tal y como eres ahora. Él no pretende cambiarte para entonces entregarte su amor; Él quiere transformarte para que puedas poseer la plenitud de vida que ha provisto para ti. Al estar participando con Dios en este proceso, estarás disfrutando de compartir con otros de la abundancia que hay en tu ser y NO buscando llenar el vacío de tu corazón con actividades, quehaceres, servicios y trabajos que te hagan sentir bien. ¿Puedes ver la diferencia? Dios te ha llamado a que seas Su hija y ha hecho todo para que puedas vivir ahí.

Sin lugar a dudas Él nos ama, y nos ha entregado la prueba mas grande de amor que pudo haberse dado alguna vez a la humanidad: Nos dio a Jesucristo. Su sacrificio tuvo el objetivo de rescatarnos y hacer que ninguno de nosotros se pierda. Esto es, que ni tú ni yo nos desviemos del propósito para el cual hemos sido creadas. El camino está trazado y listo para que tú andes en Él. Solo hace falta tu respuesta. Si Dios está hablando a tu corazón, te invito a que le digas: “Padre, te doy gracias que hoy he hallado a la mujer virtuosa que tú has depositado en mí corazón por tu Palabra. Quiero participar del proceso de transformación que hace posible que yo pueda poseer la vida plena que hay en Cristo. Amén”.

Con esta decisión, la mujer superlativa ha entrado en acción. Este es el comienzo de una maravillosa aventura con Dios, en la que podrás comprobar día a día el milagro de la nueva mujer que El está conformado en ti. Te animo a que continues pendiente de las notas de esta serie y compartas con otros lo que Dios está haciendo en ti. ¡Bendiciones!

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

8 Responses to “La Mujer Superlativa (II) : Una Mujer en Transformación.”
  1. Liz Tinetti dice:

    Ahora si no tenemos excusas para empezar nuestra transformacion! no en nuestras fuerzas, sino El haciendo su obra en nosotras! Gracias Papa Dios!

  2. Ana Garcia dice:

    Hola, Rosi Tello me paso la direccion. Por fin encuentro donde aprender mas.
    Saludos

    • Magnolia Beristain dice:

      Gracias Ana por visitar este espacio. Te invito a que continues al tanto de los artículos que se publican regularmente en este blog y compartas con nosotros tus comentarios. Bendiciones.

  3. marthis dice:

    gracias por éste bello estudio y mensaje. voy a compartirlo en el grupo de mujeres de mi cpngragación, me parece tan completo, tan sencillo de desarrollar y tan profundo en contenido. Dios te bendiga!!!!!!

  4. Isabel dice:

    Buenisimos todos sus temas, que gran virtud hay en su vida.
    Por la Gracia de Dios, yo tambien soy una mujer bajo la Unción de la Transformación, estoy plenamente convencida que Dios ha marcado mi vida como una mujer nueva, como su hija creada según Dios en Cristo Jesús y soy portadora de la naturaleza divina.
    Nuestro Padre Celestial permite que seamos modelo para centenares, miles y hasta millones de personas, que con nuestro testimonio ganemos a todos nuestros seres queridos, amigos, familiares llevandolos a los pies de Cristo.
    Bendiciones.

  5. nora dice:

    Hola:
    Que alegria tus comentarios y sabiduria dada por Dios. Si creo que debemos dejar que Papá Dios nos de el crecimiento necesario para lograr hacer manifiesta nuestra naturaleza divina y así estar listos sin manchas y resplandeciente para la llegada de nuestro amado Jesucristo.Espero con ansias su llegada. Sea la Gloria a Dios!!!. Nora

  6. Dina Rodriguez dice:

    muy bien explicado..excelente escrito… como los virtuosismos en la musica..nosotros somos el instrumento ke desarrollamos con nuestras virtudes, talentos, habilidades… asi como la mujer virtuosa (instrumento de Dios) tenia muchas cualidades.. y era de bendicion a los demas..me toca compartir de la palabra en una reunion de mujeres..y he leido..y muy buena explicacion.. saludos y bendiciones

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.