Soy La Buena Semilla

La Vida Anti-Estrés (III) : ¡Viviendo en armonía conmigo mismo y los demás!

¿Puede acaso alguien disfrutar de completa armonía y paz guardando el dolor de las heridas del pasado? Cuando tenía 13 años, inesperadamente mi papá se fue de casa. Las cosas no estaban bien en mi familia desde hacía tiempo atrás. Nadie sabía donde localizarlo y mi mamá quedó de repente, a cargo de tres niñas a quienes mantener. Para mí era muy difícil digerir lo que estaba sucediendo. A los pocos días, me enfermé seriamente de un problema respiratorio y en ese momento, no había dinero para cubrir los gastos medicos. Sabía que Dios estaba conmigo, pero todo esto resultaba abrumador. Milagrosamente un doctor especialista ofreció atenderme sin cobrar y recibí la ayuda que necesitaba. Durante los siguientes meses, mi madre, mis hermanas y yo vimos la provisión fiel del Pastor que nunca abandona a sus ovejas. Las diferencias entre mis padres terminaron en un divorcio muy doloroso y aunque trataba de hacer todo lo que estaba de mi parte para que esto no me afectara,  se hicieron heridas grandes en mi corazón; guardé resentimiento en mi interior y le di entrada a la amargura. Dicen por ahí que el tiempo cura las heridas, pero en realidad no es así.


Pasaron los años, sin embargo el dolor y los recuerdos aún se hacían presentes. Podía tratar de olvidarlo por algunos días, pero en cuanto algo o alguien removía el asunto, brotaban nuevamente los sentimientos de culpabilidad y resentimiento. La relación con mi papá era distante y superficial. Lo veía poco pero cada ocasión en la que trataba con él, se sumaban nuevos daños a mi lista, que ya de por sí para mí era grande, de aquellas cosas que eran (según yo) su responsabilidad y no las cumplía. Yo vivía atormentada pues podía tener calma, siempre y cuando no se tratara de hablar de asuntos con mi padre. Muchas veces oré y le pedí a Dios que sanara mis heridas. Finalmente ese día llegó.

El Padre Celestial conoce que necesitamos ser restaurados en nuestro ser para poseer la vida eterna y abundante que Él nos ha provisto.  Su voluntad es que todo el dolor que hay en nuestro corazón sea sanado y transformado. Por esto dice la Escritura en Salmos 23:3 “El restaura mi alma.” En su contexto, “restauración” no significa poner un parche de vestido nuevo sobre uno viejo; Él no pone remiendos en nuestra vida, pero sí hace una obra completa, total y permanente. La promesa que nos hace, no está basada en buenas intenciones, sino en Su capacidad para hacer nuevas todas las cosas (Apoc. 21:5). Si comparamos las heridas del corazón, con una fisura en el parabrisas de un auto, la solución que Dios trae, no será la de parchar el vidrio con pegamento para evitar que la fisura se corra. ¡No!  ¡Dios restaura colocando un parabrisas nuevo! Por lo anterior, sea cuál sea la razón ó la dimensión de tus dolencias, Dios estará presente para revertir el daño, si tú le invitas y te atreves a escucharle diciéndote: “Tú eres mi hijo y te amo. Yo soy el que sana todas tus dolencias. Confía en mí y tu lamento cambiaré en baile, quitaré de ti el espíritu angustiado y pondré sobre ti un manto de alegría. Te daré un corazón nuevo para que vivas plenamente y cumplas el propósito para el cual te he creado.”

Un buen día, una amiga me dio un regalo. Ella me dijo que lo había buscado por todas partes especialmente para mí. Ese regalo era un libro  en el que el autor contaba de manera transparente y sencilla cómo había aprendido el verdadero significado de “honrar” a los padres. Lo sorprendente era que mi amiga, no tenía la menor idea de lo que yo había vivido con mi papá, ni mucho menos conocía el dolor latente que había en mi corazón. Yo agradecí el gesto, y le dije que leería el libro con la seguridad de que algo Dios tenía para mí a través de él. Lo que sucedió después transformó mi vida. Dios extendió su mano con su amor y tocó ahí donde más dolía, llevándome a entender que en la película de mi vida no había solo un “antagonista”, sino DOS. Los errores que mi padre había cometido eran reales, pero la respuesta que yo había tenido a todas esas faltas, eran igual de contrarias y negativas.  Y es que Dios ha otorgado a los padres el regalo de la honra, indistintamente de si ellos la merecen o no, y en mis reacciones hacia mi papá, yo le negué ese derecho. Por muchos días, estuve  por horas llorando y  recordando cuántas veces yo  actué, no como Dios lo esperaba, sino de acuerdo a las actitudes que veía en mi papá. Era difícil entender que en mi escenario  NO existía la víctima que yo pretendí ser por mucho tiempo. La confrontación que el Espíritu Santo traía a mi corazón no producía culpa, pero sí arrepentimiento.

Ahora era preciso hablar con mi padre. Conversar con él quizá no era la mejor opción porque las pláticas entre nosotros no eran muy buenas. Así que pensé en escribirle una carta y entregársela personalmente. Con todo mi corazón le expresé ( entre otras cosas) : “Dios me está enseñando lo especial y amada que soy para Él, pero ahora puedo ver, que tú has sido el instrumento que Él usó para darme vida, y por lo tanto ¡eres mucho más especial que yo!” Era día de su cumpleaños y lo invité a comer a mi casa. Al despedirme de él, le entregué la carta. Al día siguiente, recibí una llamada. Era mi papá, su voz estaba quebrada en el teléfono, me pidio perdón y los dos lloramos juntos. ¿Pero qué había sucedido? En la nota que escribí para él no había reproches, ni recriminaciones, solo la expresión de un corazón arrepentido que deseaba ardientemente recibir la restauración de Dios en su corazón.

Entre mi padre y yo se derrumbó un enorme muro. Ahora era libre para decirle a mi papá cuánto lo amaba sin rencores, sin resentimientos. La restauración que Dios realizó en mi ser, me llevó a vivir una paz y armonía en mi corazón como jamás la había experimentado. Sinceramente yo no esperaba que esto produjera un cambio en mi papá. Lo que estaba sucediendo en mí me daba la fuerza para amarlo y aceptarlo tal y como era. ¡Ese fue el milagro mas grande que pude ver!  Mi papá cambió muchísimo, ahora se preocupaba por llamar para saber cómo estábamos, buscaba acercarse para pasar tiempo con nosotros, en fin.  Esa restauración se ha extendido a la vida de mis hermanas y mi madre, quienes ahora están en su proceso recibiendo esta misma libertad.

Ahora mi papá ha formado nuevamente una familia y disfruto mucho saber cómo cuida y atiende a sus dos pequeños hijos. Tengo la bendición de contar con dos medios hermanos a los que quiero mucho y con la amistad de la esposa de mi padre. ¡Este es el Dios que restaura! Su obra continua  y qué oportunidad tengo a través de este blog, de poder compartir contigo lo que Él hizo con el dolor y las heridas de mi corazón. Sin duda alguna, Él desea sanar, consolar, y restaurar todo tu ser. Permite que el Buen Pastor te conforte y ponga en ti un nuevo corazón. De esta manera podrás disfrutar de completa armonía en tu interior y llevarla a todos aquellos que te rodean.

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

18 Responses to “La Vida Anti-Estrés (III) : ¡Viviendo en armonía conmigo mismo y los demás!”
  1. Tu hermana que te adora dice:

    Magno:
    Realmente estoy sin palabras, apenas empecé a leer las primeras lineas y no dejo de llorar!!! Estaba leyendo justo lo que yo he vivido!!!
    Sabes que eres super admirable para mí. Me impresiona como puedes expresar tus sentimientos de esa forma!!! Y lo mejor es que pueden ayudar a otras personas!!!

    Te quiero mucho y muchas felicidades por estos talentos que Dios te ha dado!!!
    Te mando un beso con mucho cariño!!!!

    • Magnolia Beristain dice:

      Enviado el 10/03/2009 a las 6:12

      Silvita: Créeme que al escribir este artículo no podía contener las lágrimas al igual que tú; esta vez el llanto no es de dolor sino de agradecimiento. Recordar lo que pasamos en la niñez y ver lo que Dios ha hecho ahora nos hace comprobar la grandeza de nuestro Padre. Mi deseo es que muchos más puedan comprobar esto mismo en sus propias vidas. Recibe un abrazo con el cariño de siempre.

  2. ADRIANA dice:

    MAGNO… GRACIAS, PORQUE COMO DICES, DIOS EMPLEA INSTRUMENTOS PARA HACERSE PRESENTE CON SU AMOR Y MISERICORDIA Y TU ASI LO HAZ SIDO AHORITA PARA MI. RECUERDO TU HISTORIA COMO PARTE DE MI VIDA, LA CERCANÍA DE NUESTRA INFANCIA. SIN EMBARGO LO QUE MAS ME MEVIO DE GOLPE EL CORAZON, ES EL HECHO DE RECORDAR QUE MIS HIJOS, SOBRE TODO ADRIANA, TIENE UN RESENTIMIENTO COMO EL QUE TU ALBERGASTE. ORARE A DIOS PERA PEDIRLE QUE OBRE EN EL CORAZON DE MI NIÑA Y QUE SEA LIBRE COMO AHORA TU LO ERES.
    GRACIAS PRIMITA LINDA POR DARME ESTA GRAN SEÑAL DE AMOR.
    DIOS TE BENDIGA A TI Y A TU FAMILIA…
    LOS QUIERE ADRIANA, TU HERMANA MAYOR.

  3. Magnolia Beristain dice:

    Adriana, tu mensaje me dejó sin palabras…..!!!! Gracias por visitar este espacio y dejarme saber que esto fue de bendición para ti. Cuenta con que estaré orando por tus hijos para que sean restaurados en la relación con su papá y veamos esto mismo, suceder en sus corazones. El es el Todopoderoso y nos hace la pregunta: “¿Habrá alguna cosa difícil para mí?” El propósito de Dios es que tanto tú como ellos puedan disfrutar de la vida plena que nos ha dado en Cristo, haciendo que todo el dolor y heridas del pasado queden atrás. Recibe todo mi cariño y que Dios les bendiga mucho. Tu prima Magno.

    • Magnolia Beristain dice:

      ¡Ese es el Dios que restaura! Gracias Benny por compartir en este espacio lo que Él hizo y sigue haciendo en tu vida. Es una bendición saber que esa semilla que Dios sembró en tu corazón en momentos de crisis ahora produce fruto en abundancia. Que la obra fiel que comenzó en ti, siga siendo perfeccionada para llevar ese mismo consuelo a muchos. Un abrazo para ti con mucho cariño.

      • Magnolia Beristain dice:

        ¡Gracias Key! La fidelidad de Dios es grande y no podemos callar las maravillas que hace en nuestras vidas. Que el Señor les bendiga y prospere abundantemente.

        • Magnolia Beristain dice:

          Gracias por el abrazo Geo!!!!!!! Jesús dijo que sus palabras son vida y son espíritu, y cuando atendemos a su voz nuestro ser es transformado. Esto es lo que sucede en el corazón de todo aquel que se dispone a oirle y a creerle. Dios es poderoso y suficiente para restaurar nuestras heridas y reconstruir nuestras famlias; para mí es una bendición poder compartir cómo ocurrió esto en mi vida. Si hay alguien interesado en leer el libro que me regalaron, el título es: EL DON DE LA HONRA (autor : Gary Smalley). Este libro fue un medio hermoso que Dios usó en mi situación, pero no olviden que la clave está en ESCUCHAR A DIOS….. y Él sin duda alguna está listo para hablarnos todo el tiempo.

  4. benny dice:

    magno,no sabes los recuerdos que me trajiste al leer tu articulo,me acordé como el Señor te uso como un instrumento para empezar a restaurar mi vida,no olvido como una llamada tuya con la palabra viva de Dios usandote me levantó de la depresión que estaba teniendo después del legrado que me hicieron y a partir de entonces sé que el Señor ya me estaba preparando para un propósito al cual me esta llevando ahora sirviendole con un corazón dispuesto y de la mano de Armando. te quiero mucho y espero que esto que hiciste por mí y nunca te agradecí por que através de este tiempo lo he ido comprendiendo te confírme el amor de DIOS en tu vida. GRACIAS!!!!

  5. key flores dice:

    Magnolia
    te felicito por comportir las cosas tan grandes que Dios hace en las personas cuando le buscamos a El.
    doy gracias a Dios por tu vida y este ministerio tan hermoso que estas realizando, sin duda sera de una gran Bendicion y ense~anza para muchas personas.
    estarte orando por ti que siempore estes fortalecida, con mucha sabiduria y amor para seguir compartiendo.
    con amor tu hermana en Cristo key

  6. Geo dice:

    Wow. Una vez más he sido bendecida con tus palabras. Tienes mucha razón al decir que Dios tiene la capacidad de hacer nuevas todas las cosas. Es muy interesante ver que el último versículo del antiguo testamento habla de la promesa de Dios en Jesucristo de restaurar las relaciones entre padres e hijos. El lo ha cumplido! El día del Señor llegó para tí y tu familia!

    Muchas gracias por compartir tu historia personal Magno. Quisiera poder abrazarte en vivo y en directo, pero mientras eso acontezca te abrazaré en el espíritu :o)

    Será que nos puedes pasar el nombre y el autor de aquel libro que tu amiga te regaló? Quizás otros también se beneficien al leerlo, no crees?

  7. Pepe O dice:

    Magno, gracias por compartir tu historia – esto hace mucho mas real ver lo que Dios puede hacer – no teorias ni historias imaginarias – sino la realidad de un Dios que se preocupa por nosotros.

    Sigue escribiendo tus experiencias.

  8. Soledad Sandoval dice:

    Hola…..me gusto tu testimonio de vida familiar, pero la mía fue un poco distinta, mi padre fue alcoholico y a causa de eso tuvo muchas enfermedades hasta el punto que esta en sillas de ruedas con infeccion renal cronica, y es muy pesado tener un padre ( enzima joven aun) con tantas enfermedades, y además está en vias de separacion con mi mama, y el me trata mal como si fuera yo la cumpable de la separacion de ellos, la verdad que siempre sigue lastimandome con acciones o palabras, siempre tambien pienso por que no tuve un papa mas responsable que no nos hiciera tanto daño. Siempre digo que lo perdono pero el dolor que siento es constante, a veces no acepto que me hiere aun pero a veces estoy segura que me sigue haciendo mal los recuerdo y tambien el presente que tengo con el. No le ofendo, eso creo, pero el tras involucrarme entre los problemas entre mi mama y el me trata como una culpable…..la verdad es larga mi historia, y estoy tratando dia a dia de sanar, y de honrar a mi papá

    • Magnolia Beristain dice:

      Hola Soledad. Gracias por visitar este espacio. Entiendo la dificultad de tu situación, pero también conozco del poder de Dios para transformarnos y transformar nuestras circunstancias. Voy a escribirte a tu correo electrónico para compartirte de forma más detallada cómo puedes tú comenzar este proceso y comprobar que lo mismo que Dios hizo en mi vida…. puede hacerlo en la tuya también!. Bendiciones.

  9. Nancy dice:

    Como podria escribirle de manera privada??

  10. angel giovanni castillo manco dice:

    hola esta muy buena lo que escribe estalleno de amor, sabes tenemos la misma historia pero a mis 26 años perdone a mi padre por todo lo que me hizo falata cuando se separaraon y ahora 1 año despues no pude y me fue a boca con el , a esto se suma el recuerdo de mi madre que siempre nos golpeaba y y ella me pidido perdon y no sabia que hacer , ahora comprendo que el honrar a nuestros padres no solo es respetarlo si no que esto va mas aya del amor que dios nos dio . bendiciones para todo y gracias por tus palabras

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.