Soy La Buena Semilla

Dios lo hace posible

j0309389

Una de las cosas que me ayuda mucho cuando estoy cansada ó pasando por un rato de desánimo, es recordar que Dios hace posible aquello que en mis propias fuerzas no puedo lograr. Esta Escritura viene a mi mente, y me hace considerar quien es Aquél que lleva la carga más pesada. Su compromiso conmigo es eterno y trabaja activamente para que yo pueda disfrutar en plenitud de la vida que Él posee: La vida en el Espírtu.

Este maravilloso regalo es una realidad para todo aquel que cree, lo recibe y se atreve a poseerlo. La vida en el Espíritu no es la parte sobrenatural de Dios, por el contrario, es Su naturaleza dada a nosotros sus hijos para que podamos experimentarla al máximo. Su voluntad es que podamos pensar como Él piensa, podamos sentir lo que Él siente, para tomar decisiones como Él decide. Su corazón anhela tener comunión con nosotros, ser UNO contigo y conmigo. Las cláusulas contenidas en este pacto, son la base legal sobre las cuales Dios hace posible lo que nadie jamás pudo, ha podido, ni podrá realizar, pues por la obra de Cristo se rompió la maldición de la ley del pecado que nos arrastraba, para darnos verdadera libertad.

En cada una de las cláusuas del nuevo pacto, se define claramente la responsabilidad de Dios para llevarnos a poseer la vida en el Espíritu. Me senté unos momentos y escribí lo que yo escucho a mi Padre decirme a través de este compromiso:

Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel
después de aquellos días–dice el Señor–:
Pondré mis leyes en la mente de ellos,
y sobre su corazón las escribiré;
y seré a ellos por Dios

y ellos me serán a mí por pueblo.
Ninguno enseñará a su prójimo,
ni ninguno a su hermano, diciendo:”Conoce al Señor”,
porque todos me conocerán,
desde el menor hasta el mayor de ellos,

porque seré propicio a sus injusticias,
y nunca más me acordaré de sus pecadosni de sus maldades»

Hebreos 8:10-12

“Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y las escribiré sobre sus corazones”.

Yo soy responsable de apoderarte con la capacidad de pensar como yo pienso y de que puedas SER lo que te he llamado a ser: Mi hijo amado. Bajo el nuevo pacto, la relación entre nosotros dos es diferente, pues no se trata de que alguien te imponga reglas que no puedes obedecer, ni de que aparentes tener una vida perfecta ante los demás. Yo he depositado dentro de ti mis leyes, y por lo tanto, eres gobernado desde tu interior. Es precisamente en de tu corazón, donde ocurre la transformación. Mis leyes establecen el cableado, sistema operativo o infraestructura para que la vida de Cristo fluya a través de ti.

En nuestra relación, no hay cabida para la opresión; ahora eres guiado por mi Espíritu a través de mi Palabra. Nadie puede empujarte ni obligarte, eres libre para escuchar mi voz y seguirme. No tienes que luchar para que esto ocurra. ¡Yo he hecho el trabajo que lo hace posible! Tienes mis leyes que producen en ti la mente de Cristo y te habilitan con el poder para que sujetar tus pensamientos en obediencia a mi verdad. Ahora puedes manifestar de manera genuina el “fruto” de la transformación que dentro de ti YO estoy realizando. ¡Fuera máscaras! Puedes acercarte confiadamente al trono de mi gracia tal y como eres para encontrar oportuno socorro, saciarte de mi gracia y comprobar como mi poder se hace fuerte en tu debilidad.

“Y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo”.

Yo soy responsable de fungir como tu Dios, tu Padre, tu Señor, como el Todopoderoso. Es cierto, antes yo era conocido como el Dios de Abraham de Isaac y de Jacob, como el Dios de tus padres, pero ahora me revelo a ti de manera personal como TU DIOS y es mi deseo relacionarme contigo poniendo a tu disposición todo lo que me pertenece. Si tú aceptas mi propuesta, y te ubicas en este ofrecimiento que yo te doy, no sólo estarás tomando tu lugar como parte de mi familia siendo mi hijo, sino también como mi heredero. Conforme desarrolles y tengas la madurez necesaria para administrar lo que pongo en tus manos tomarás posesión de todo aquello que he dispuesto para ti. Pero es preciso que estés consciente de lo que mi herencia incluye: Mi genética, mi poder, mis recursos y mi gloria; por esta razón TODO lo puedes EN CRISTO que te fortalece. Mi provisión es lo que necesitas para que mi propósito se cumpla en tu vida. ¿Estás abierto para recibirla?

La parte que te corresponde a ti y que activa las cláusulas de este pacto para ti es que aceptes hoy mi invitación.

“Y ninguno enseñará su prójimo, Ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; Porque todos me conocerán, Desde el menor hasta el mayor de ellos”.

Yo soy responsable de ser tu Maestro, tu Asesor, tu Instructor personal, y te he dado la unción para que puedas recibir esta enseñanza en tu interior. He depositado en ti la capacidad de aprender, y de aprender directamente de Mí. Este aprendizaje sucede porque yo estoy dedicado a revelarte mi verdad para ayudarte a que entiendas mis palabras, para explicarte cómo puedes echar mano de mi herencia, para instruirte en cada uno de los pasos que das, de tal forma que no te extravíes en el camino. Mi Espíritu está continuamente dentro de ti presentando evidencias de que eres mi hijo, y asegurando que tú tengas la convicción de quién yo te he llamado a SER, porque de esto se trata mi enseñanza, de que puedas ubicarte y permanecer siendo esa nueva criatura que yo he conformado en ti.

Yo estaré contigo siempre; nunca te abandonaré, pues la obra que he comenzado en ti, estoy determinado a completarla.

“Porque seré propicio a sus injusticias, Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades”.

Yo asumo el compromiso de estar presente siempre contigo aún en medio de tus descalabros. Sí, yo sé que en el camino vas a encontrar tropiezos, vas a cometer equivocaciones, se te van a presentar luchas, retos, dificultades que tratarán de desubicarte, pero yo no te voy a soltar. Mi responsabilidad va mucho más allá de ser “bueno” contigo, o de “darte una ayudadita”, yo estoy decidido a SER PROPICIO a tus injusticias, transformando los errores más grandes que puedes haber cometido en las victorias más sublimes. No tengas temor; en medio de la crisis, llegaré a tiempo, y voy a convertir tu dolor, en baile. Yo he dicho que todas las cosas ayudan a bien, a aquellos que me aman, a aquellos que conforme a mi propósito son llamados, y si tú te mantienes ubicado en mi propósito yo te garantizo que transformaré tus fracasos en triunfos, y haré de tus lamentos, mi alabanza.

Soy tu Dios y tengo muy buena memoria, pero los errores, pecados, injusticias que ocurran en el proceso, no dejan huella alguna en mi registro. Cada vez que vengas a mí, confieses tu maldad y te apartes, encontrarás el río de misericordia fluyendo para ti. Recuerda, tú eres mi hijo, ya has sido justificado……. ¡ERES PERDONADO!

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

5 Responses to “Dios lo hace posible”
  1. Liz Tinetti dice:

    Querida Magno, le doy gracias a Papa Dios que te revela todo esto y que tu lo pones por escrito. No cabe duda que eres SU reflejo y que EL se agrada en ti. GRACIAS por hacer publico tu compromiso con EL por medio de este blog, que es de bendicion para mi y seguramente para muchos mas.
    Que nuestro Padre te siga usando!

  2. Geo dice:

    OHhhhh sí, Su perdón no tiene límites! Yo misma he pensado aquello de que Dios no puede perdonar mis pecados porque son demasiados. Pero El me inundó con su amor y transformó mis cenizas en una corona de gloria. El es tan fiel y misericordioso! Mi vida comenzó cuando entendí el pacto de amor que Dios tiene conmigo. Gracias Magno por recordarme que no esta en mis fuerzas, sino que Dios lo hace posible.

  3. Maria Pena dice:

    Querida Magno:

    Gracias por recordarme lo que de antemano se pero en momentos de dificultad me es tan facil olvidar. Definitivamente el poder recordar que no esta en mis fuerzas, mas sin embargo que Dios todo lo hace posible. Gracias le doy a Dios por tu vida y por este blog tan hermoso que compartes con nosotras.

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.