Soy La Buena Semilla

La Revolución de Su Amor (3) : Soy Libre de Esclavitud

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor,….” 1ª. Juan 4:8

Sí, Dios te ama y esta es razón suficiente para expresarte Su voluntad: Que puedas vivir la plenitud de vida que Él te ofrece.  Pero ¿cómo disfrutar de esa vida plena cuando nuestra visión está tan distorsionada? Nos vemos a la luz de tantas cosas que aunque parecen ser buenas ó lógicamente correctas, no son lo que Dios ve de nosotros. En el caso de Gedeón, no se había dado cuenta de la gravedad de la deformación en su visión, hasta después que tuvo aquél encuentro con el ángel del Señor. Él había crecido en un pueblo sometido a la esclavitud, atormentado por el temor y la incertidumbre, asi que para muchos era “normal”, que este joven pensara de sí mismo como alguien insignificante y limitado. En lo que a mí concierne, yo tampoco entendía hasta donde estaba dañada mi visión, hasta que pude percatarme de que lo que yo estaba expresando (durante la depresión) estaba en franco desacuerdo con Él. Sinceramente puedo decirte que yo estaba segura de conocer cuánto me ama Dios y lo valiosa que soy para Él, pero cuando las cosas se pusieron difíciles brotó de mi corazón la incredulidad, el temor y la frustración. Solo el amor perfecto de Dios podía aclarar nuestros ojos para vernos como Él nos ve. ¿Puedes ver como ambas historias tenemos algo en común?

Gedeón le dio valor a una enorme cantidad de prejuicios que escuchó de su familia y los guardó en su corazón. Él escuchaba decir algunas cosas como: ¡Ya te dije que somos pobres! Ó ¡Tú no puedes porque eres el más pequeño de la casa! ¡No tienes con qué librarte de esta situación! No las guardó como quien guarda un calcetín en un cajón, sino como algo que tenía verdadero valor y significado para su vida. Gedeón permitió que estas ideas poco a poco penetraran en la “cuenta bancaria” de su corazón. Cada vez que él veía la condición de miseria en la que vivian – desconectada del amor que Dios tenía por él – Gedeón estaba viéndose como una víctima de las circunstancias: pobre, abandonado de Dios y sin razón para seguir luchando. El saldo en esa cuenta crecía cada semana y cada mes, hasta que eran tantos los depósitos de auto-lástima y menosprecio que esto se convritió en un “tesoro” para él; ahora esto era su razón de ser y de existir. Dice la Escritura que: “….Donde esté tu tesoro, ahí también estará tu corazón..” Por lo tanto, todas aquellas ideas que tú has estado atesorando determinan la condición de tu visión en este día. Aquellas malas experiencias, fracasos, ofensas, etc. que has autorizado que se depositen a la “cuenta bancaria” de tu corazón, conforman ahora un filtro por el cual ahora tú te percibes y te miras a ti mismo.

Durante mucho tiempo yo le di valor excesivo a las opiniones de otros con respecto a lo que SOY. En otras palabras, permití que otras personas definan lo que solo Dios, como mi Creador,  puede y ha decretado acerca de mí. A través de  mi infancia y adolescencia coleccioné muchos prejuicios que trasladé como depósitos a la “cuenta bancaria” de mi corazón.  El saldo que arrojaba la cuenta decía: VICTIMA.   Donde estaba mi tesoro, estaba también mi corazón. Tal vez no estaba consciente del grado de daño que esto causó en mi visión pero mi Padre si lo estaba y necesitaba llevarme al punto de restaurarme y transformarme en Su realidad. Ahora, ¿qué clase de depósitos has estado haciendo tú? ¿Has permitido que otras personas o situaciones determinen tu visión? Lo cierto es que cada vez que interpretamos lo que nos sucede fuera de la verdad del amor de Dios, nos estaremos viendo como “víctimas” aliados de la auto-lástima y resentimiento ó por el contrario,  como “victimarios” cautivos del remordimiento y culpabilidad.

¿Quién era responsable de la condición de la visión de Gedeón? ¿Acaso lo eran sus padres ó sus amigos?¡La respuesta es NO! Y en mi situación ¿quién permitió que mi visión se dañara? Dios no nos ha dado espíritu de cobardía para buscar a terceros como culpables de nuestra condición; aunque resulta ser lo más facil de hacer por supuesto. Lo que sí hemos recibido de Él es:

  1. Espíritu de poder, para determinar que nuestro presente es la situación ideal que Él usará para transformarnos en Su visión.
  2. Espíritu de amor, para darnos la seguridad de que en medio de lo que estamos viviendo no somos víctimas de nadie, ni tampoco victimarios si recibimos su perdón.  Somos AMADOS por Él.
  3. Espíritu de dominio propio para aceptar nuestra cuota de responsabilidad en el asunto de  atribuirle  mucho más valor  a  los prejuicios, ideas equivocadas etc.  que a aquello  que Dios dice de nosotros.

Si a través de esta nota puedes identificar que necesitas (como yo) que tú visión sea transformada, sólo tienes que venir con Dios y expresarle sinceramente tu deseo recibiendo lo que Él te ha provisto. Decide renunciar a la mentalidad de víctima o victimario y corre a los brazos del Padre quien espera ansiosamente poder revelarte de manera personal que  Su amor por ti es eterno e  incondicional.

About Magnolia Beristain
Recibí adopción y hoy soy una hija de Dios siendo transformada por Su Verdad . Haber descubierto el mundo de los blogs, me abrió un espacio inimaginable para compartir sobre el proceso que vivo con mi Padre y las aventuras que incursionamos con Él. Disfruto enormemente escribir en este espacio y es mi oración que encuentres en cada nota un oásis de esperanza y fe que te permita conocer y comprobar el propósito de tu existencia.

Comments

4 Responses to “La Revolución de Su Amor (3) : Soy Libre de Esclavitud”
  1. bigsplash dice:

    A propósito del AMOR…

    “Si yo hablo en lenguas de hombres y de Ángeles, pero no tengo Amor no soy mas que un tambor que resuena o un platillo que hace ruido. Si comunico mensajes recibidos de Dios, y conozco todas las cosas secretas, y tengo toda clase de conocimientos, y tengo toda la fe necesaria para quitar los cerros de su lugar, pero no tengo Amor, no soy nada.

    Si reparto todo lo que tengo, y si entrego hasta mi propio cuerpo para ser quemado, pero no tengo Amor de nada me sirve. El que tiene Amor, tiene paciencia, es bondadoso y no envidioso; no es presumido ni orgulloso. No es grosero ni egoísta, no se enoja ni es rencoroso. No se alegra del pecado del otro, sino de la verdad. Todo lo soporta con confianza, esperanza y paciencia.

    El Amor nunca muere. Vendrá el tiempo en que ya no se tendrá que comunicar mensajes recibidos ni se necesitara el conocimiento. Pues conocemos solamente en parte, y en parte comunicamos el mensaje divino; pero cuando conozcamos en forma completa, lo que es en parte desaparecerá.

    Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como niño, pero cuando ya fui un hombre deje atrás las cosas de niños. De la misma manera, ahora vemos las cosas en una forma confusa, como reflejos borrosos en un espejo; pero entonces las veremos con toda claridad.

    Ahora solamente conozco en parte, pero entonces voy a conocer completamente, como Dios me conoce a mi. Asi pues, la Fe, la Esperanza y el Amor duran para siempre; pero el mayor de estos tres es el Amor.”

    (San Pablo, Primera carta a los Corintios, capitulo 13)

    ___________________
    Gracias por compartir “LA REVOLUCIÓN DE SU AMOR (PARTE 3)” y felicitaciones por el blog.

  2. rogert dice:

    bendiciones infinitas!!!

Deja tu Comentario

Comparte tu opinión con nosotros...
y si quieres que aparezca una foto con tu comentario, obtén un gravatar!

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.